Esta cocina es sin duda una de la mas elegantes y delicadas en el mundo. Siendo este país el originador de la mayoría de los procesos de preparación en la cocina. Los franceses siempre se han dado a la tarea de sofisticar sus presentaciones y de intensificar los sabores de sus salsas madre.  La escuela culinaria es en si una recopilación de las técnicas que se desarrollaron en Francia y que a la fecha han influenciado muchas otras en docenas de países. Las papas a la francesa, el pan francés, la salsa bechamel son solo algunas de las preparaciones de esta comida que usamos como nombre de los productos. De allí que sus preparaciones son laboriosas y tardadas. No es raro que un caldo de pollo que se va a utilizar en la preparación de algún otro platillo tome horas en prepararse. Aparte de todo esto la comida francesa es una aventura para su paladar con las salsas cremosas y reducciones de sabores intensos. Usando la mantequilla y crema abundantemente, así como hierbas aromáticas como el tarragon y flores de lavanda.

Para comenzar su experiencia comience por encontrar un restaurante que presente su menú en ingles, o tenga uno que ofrecer, por mucho tiempo los restaurantes franceses solo imprimían sus menús en francés y esto hacia un poco difícil para los que no hablamos el idioma el poder ordenar correctamente. Aunque este no es el caso, no está de más el verificar esto en el sitio web de su elección.

Entre los aperitivos más interesantes están los Escargots o caracoles de jardín, que son preparados en su conchita con una reducción de vino blanco ajo y mantequilla. Con un sabor distinto y parecido al que tienen algunos mariscos de caparazón. Pruebe los Mejillones a la Roqueforts. Mejillones cocinados en vino y hierbas aromáticas, crema y queso Roquefort. Este queso tiene un sabor pungente y distintivo que le da a los mejillones un sabor único muy sabroso. Servidos con Frites ( papas fritas ) y pan francés para poder degustar la salsa en el fondo del tazón. También puede usted probar el calamar A la Provencal. Que a diferencia del calamar frito este es cocinado en un sarten a fuego alto por muy corto tiempo con olivos, mantequilla, alcaparras, tomates frescos y courguettes ( pepinillos picados ) también excelente para comenzar y deleitar con pan francés.

La sopa de cebolla francesa es única. Está preparada con una gran cantidad de cebolla que es acitronada en mantequilla hasta que alcanza un color dorado oscuro para después ser cocinada con vino y consomé de vegetales para ser servida con un pedazo de pan francés tostado cubierto con queso Gruyere derretido; es casi un comida por si sola.

Entre los platillos fuertes tiene que probar los clásicos de la comida francesa como por ejemplo el Confit de Canard o pato cocinado en su propia grasa ( al estilo de las carnitas mexicanas) delicado y suculento este platillo le hará cambiar la manera en la que pensaba al respecto de comer pato. Puede estar acompañado de un Ratatouille, no le hablo de la película sino del platillo con ese nombre que es un guiso de calabacitas, cebollas, tomates y papas pequeñitas que son cocinadas con una reducción de caldo de pollo o ternera y pasta de tomate cocinada por largo tiempo.

También puede probar el Coq Au vin o pollo al vino. En este platillo el pollo es cocinado en una reducción de vino rojo, mantequilla, tocino, uvas y vino rojo con un sabor muy complejo y delicioso que toma bastante tiempo en cocinarse. Tradicionalmente servido con papitas y cebollitas enteras cocidas.

El Scampi es también una forma elegante y genial de degustar los camarones al estilo Frances, estos son cocinados en mantequilla clarificada con bastante ajo, orégano y terminados con un toque de vino y pimienta blanco. Delicados y deliciosos perfectos para degustar como platillo principal o como un elegante entremés.

El arroz es preparado en la cocina francés con el método Pilaf. Que distinto al que conocemos no se fríe el arroz sino en lugar es lavado enjuagado y puesto a hervir en agua con mantequilla, sal y una shallots. El arroz obtiene un sabor delicado y una textura muy suelta. No deje de ordenar papitas que como imaginará en un restaurante francés no son papas a la francesa sino solo papitas o Frites. Estas son aderezadas con bastante ajo y perejil y servidas con mayonesa que es otra de las creaciones de ese país.

En los postres la comida francesa abre otro mundo completo de sabores y presentaciones. Con sus soufflés, panecitos preparados con claras de huevo batidas que crecen en el horno, o las cremas Berulee o quemadas con su azúcar caramelizada encima o los Mousses de chocolate y vainilla confecciones preparadas con crema batida y vainilla.  Sin poder dejar de mencionar las tartas, tartines y los famosos Eclairs ( relámpagos) panecitos delicados rellenos de manjar de crema cubiertos de chocolate.

Como verá hay mucho por explorar en esta cocina que hasta hace unos años no era muy conocida y estaba reservada para ocasiones muy especiales. Hoy día ese ya no es el caso y sus sabores llenos de la sofisticación culinaria y aderezados con mantequilla, crema y vinos son una opción más elegante y distintiva para cuando tenga que decidir Dónde comer hoy.