Conductores de más de cien vehículos se sumaron el fin de semana a una protesta ante el centro de detenciones de Otay Mesa donde más de 200 detenidos están contagiados con el Covid 19.

El convoy salió de las inmediaciones de la garita de Otay y siguió al centro de detenciones, donde circuló varias veces mientras todos los conductores sonaban simultáneamente el claxon.

De casi todos los vehículos asomaron pasajeros que también corearon consignas al pasar cerca de las instalaciones del centro de detenciones que alberga a por lo menos 1,200 detenidos, según informaciones de la empresa de cárceles privadas CoreCivic.

Aunque CoreCivic llamó al alguacil y a la Patrulla de Carreteras de California (CHP), las autoridades esta ocasión no pudieron sancionar a nadie, porque ninguno de los vehículos se detuvo fuera del centro de detenciones, todos circularon en un amplio circuito sin parar.

El plan fue que los detenidos escucharan al interior del centro al contingente que desde fuera hacía un escándalo con cláxones para que los migrantes supieran que había una protesta en su apoyo, dijo uno de los convocantes a la manifestación.

“Queremos llamar la atención sobre las terribles condiciones en que se encuentran los detenidos en este y en todos los centros de detenciones de California”, dijo un integrante del grupo Armadillos, que convocó a la protesta.

“En Bakersfield hace unos días se suicidó un detenido asiático porque las condiciones de detención ya le fueron insoportables”, dijo el portavoz a condición de anonimato.

Armadillos sostiene que la comunidad debe de protestar “ante cada atrocidad, injusticia o acto de violencia contra los migrantes en los centros de detenciones, como una forma de advertir que sus actos no son ignorados”.

La oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) reconoció que hasta este martes 155 migrantes detenidos bajo su custodia en el centro de detenciones de Otay Mesa están contagiados con el Covid 19.

Aparte hay por lo menos 50 detenidos bajo custodia del Marshall también con el Covid 19, una cifra sin precisar por esa agencia federal.

Adicionalmente docenas de guardias del centro de detenciones se han contagiado. De hecho el brote al interior comenzó con el contagio de una guardia a fines de marzo.

Un migrante salvadoreño bajo custodia del centro de Otay ya pereció víctima del Covid 19 y se sabe que por lo menos otro fue hospitalizado grave.

Armadillos y otras organizaciones sostienen que los migrantes deben salir en libertad condicional y reunirse con sus familiares y allegados en Estados Unidos, mientras pasa la contingencia y se renuevan las audiencias para solicitudes de asilo, ahora suspendidas por la pandemia.