SAN DIEGO.- Con el anuncio por parte del Distrito Escolar Unificado de San Diego (SDUSD, por sus siglas en inglés) de que planea iniciar las clases presenciales, en todos los grados, en la segunda semana de abril próximo se empieza a pavimentar un camino que ha estado rodeado de piedras y obstáculos, debido al negativo de la pandemia de COVID-19 en las comunidades.

El Distrito, el segundo más grande del estado (después de el de Los Ángeles) proyecta regresar “a la instrucción en persona según un acuerdo regional para comenzar con las vacunas de los maestros” a partir de la última semana de febrero.

Tiempos y condiciones:

De acuerdo con un reporte de prensa difundido por el distrito escolar local, “el plan de reapertura se aplicaría (a todos los grados) y entraría en vigencia tan pronto como el condado de San Diego vuelva al Nivel Rojo, (que) los maestros que deseen vacunarse hayan tenido la oportunidad de hacerlo, y las medidas de seguridad continúan vigentes en cada campus”.

Se afirma también en el comunicado oficial del distrito escolar que “la ciudad de San Diego se ha ofrecido a poner a disposición a personal medico de emergencia para ayudar a administrar vacunas a los educadores, y el condado de San Diego ha dicho que las vacunas de los maestros podrían comenzar el lunes 1 de marzo”.

Cambio de planes

Como se publicó con anticipación en este semanario, durante la primera de enero de este año superitendentes de los ocho principales distritos escolares del estado, enviaron una carta al gobernador Gavin Newsom, en la cual consideraron que el plan inicial, anunciado por el gobierno de California para una reapertura de clases para el mes de febrero, “no abordaba las necesidades”.

“Si no se toman las medidas necesarias para garantizar la salud y la seguridad de la comunidad escolar, no es prudente el retorno de estudiantes y maestros”, consideraron entonces los superintendentes firmantes de la carta entre los que destacaba la entonces superitendente del SDUSD, Cindy Marten, ascendida a finales de enero a la Subsecretaría de Educación del país.

Acuerdan SDUSD Y SDEA

Y aunque hasta la fecha continúa, sin cambio, la postura de la Asociación de Maestros de California (California Teachers Association, CTA, que agrupa a más de 3 mil educadores) y que ha considerado prematuro el retorno a clases presenciales de maestros y estudiantes del estado, el camino se hallanó con el reciente acuerdo convenido entre SDUSD y la Asociación de Educación de San Diego (SDEA, por sus siglas en inglés).

Colaboración conjunta

En voz del presidente presidente de la junta directiva de SDUSD, Richard Barrera, dijo que “nuestro plan de reabrir las aulas en abril es el resultado de una colaboración innovadora entre nuestra ciudad, nuestro condado y nuestros educadores profesionales”.

Indicó en este sentido Barrera, que “desde el inicio de esta crisis, hemos mantenido el compromiso de reabrir cuando fuera seguro y responsable hacerlo. Las vacunas completas para los educadores son parte de ese plan de seguridad”.

Padres en desacuerdo,  tendrán “la opción en línea”

Barrera reconoció, no obstante que mientras el distrito se prepara para regresar a la instrucción en persona, algunos padres no se sentirán seguros enviando a sus estudiantes de regreso al campus en este momento, por lo que “para esas familias, el aprendizaje en línea seguirá siendo una opción”.

El presidente de la junta directiva de SDUSD se refirió también al medio millón de personas que han perdido la vida en el país a causa de la pandemia y “sabemos que esta pérdida no ha afectado a todas las comunidades por igual, y nuestros estudiantes históricamente desfavorecidos son los que más han sufrido la crisis de COVID-19”, expresó.

Son “insuficientes”

De acuerdo con el distrito escolar, actualmente alrededor de 4,000 estudiantes acuden a los planteles mediante citas de aprendizaje programadas y se anticipan otros 500 “laboratorios de aprendizaje”, que se encuentran programados para abrir en “las semanas previas a la reapertura completa después de las vacaciones de primavera” (Springbreak).