A Sophie Turner y Joe Jonas siempre les ha gustado mantener separadas su vida profesional de su vida privada. Al menos desde que la protagonista de Juego de tronos se quedara embarazada, momento en el que la pareja decidió ser muy reservados con todo lo relacionado con su paternidad. Tanto que, casi un año después de haber nacido, nadie ajeno a su círculo íntimo ha podido ver una foto de su hija Willa.