Nos faltan manos para aplaudir este reivindicativo posado veraniego

Como le ocurre a los superhéroes, el poder que te concede ser famoso también conlleva una gran responsabilidad. Por ejemplo, la de convertirse en altavoz de causas sociales que afectan a millones de personas en el mundo y que no tiene representación suficiente en los medios. Justo lo que hizo Elliot Page el pasado diciembre anunciando con un emotivo comunicado que era un hombre trans. 

Desde ese momento, el actor se ha convertido en referente de todas las personas que, como él, tienen una identidad, expresión o conducta de género que no se ajusta a aquella generalmente asociada con el sexo que se les asignó al nacer.

Algo especialmente necesario ahora que es este colectivo el que está reclamando leyes que les garanticen de una vez una igualdad de derechos de los que ya disfruta en la mayoría de países el resto del colectivo LGTBIQ+. De hecho, así se lo explicó él mismo a Oprah Winfrey durante una entrevista en televisión a finales de abril. 

“Quería hablar de ello por un par de razones. Quería compartir con la gente lo mucho que ha cambiado mi vida. Y no solo ha sido eso: también me ha salvado la vida. Y quiero que esto le pase también a otra gente como yo. Lo digo porque ahora mismo hay un ataque total a la salud desde la perspectiva trans. Y no hablo solo de la falta de acceso a ella, sino de esas personas trans que ni siquiera quieren ir al médico por miedo”, afirmaba entonces.