SAN MARCOS, CA.- Aunque son muchos y no fáciles de identificar los factores que podrían ocasionar dificultades o trabas en el habla de los niños, en las escuelas públicas del país, actualmente existe el llamado Programas de Educación Individualizada o Individualized Education Programs (IEPs, por sus siglas en inglés), para buscar corregir esta limitación del lenguaje. 

De acuerdo con Radys Children Hospital “los niños con retrasos de desarrollo u otras discapacidades pueden cumplir los requisitos necesarios para beneficiarse de estos programas” que se ofrecen en las escuelas públicas, en forma gratuita.

Por ello es relevante la reciente noticia de que la Universidad Estatal de San Marcos (Cal State San Marcos o CSUSM, por sus siglas en inglés), recibiría una subvención o subsidio por parte de National Science Foundation, NSF (Fundación Nacional de Ciencia), que podría ser determinante para  lograr una importante mejora en los pequeños con necesidades especiales.

Trabajarían asociados

CSUSM, que es un co-receptor del ‘grant’, trabajaría “con un socio de la industria de juegos (una empresa llamada “Verboso” y que opera en Chicago), en busca de la aplicación de esta tecnología buscando “mejorar los resultados” en la terapia infantil.

De hecho, se dijo, la Universidad estatal “es el brazo de investigación” de la fundación de alcance nacional y la compañía Verboso se dedicaría a la fabricación de “videojuegos de terapia con retroalimentación automatizada”.

El plan

Se informó asimismo que por parte de la Universidad estatal de San Marcos sería Alison Scheer-Cohen, profesora asociada del Departamento de Patología del Habla y el Lenguaje, quien llevaría a cabo la investigación en conjunto con dos estudiantes que cumplirían función como asistentes.

Pero no lo harían solos, sino en forma asociada con los distritos escolares unificados de San Diego y Capistrano (SDUSD y CUSD, por sus siglas en inglés).

Para el caso, “los estudiantes en edad escolar podrán usar tecnología para practicar su discurso (o práctica del habla o lenguaje) en casa”.

La subvención de $250,293 sería por un año y sería entregada por Small Business Innovation.

El plan es que Scheer-Cohen y su equipo de colaboradores, recopilarían “grabaciones de los participantes para producir un conjunto de datos pediátricos más grande y refinar la tecnología automatizada”.

Se mostró muy

emocionada

La investigadora de CUSMS mostró estar “muy emocionada de ser parte de un proyecto que está construyendo automáticamente tecnología para la práctica de sonido del habla”.

“En última instancia”, afirmó Alison, “ésto proporcionará recursos para que los niños y las familias practiquen su producción de habla en el hogar y potencialmente, tenga un impacto (favorable) al tratamiento”.

La propuesta parte del hecho de que “los niños con trastornos del sonido del habla o lenguaje tienen problemas para expresar ciertos sonidos y palabras”.

De acuerdo con los investigadores del CSUSM, cerca del 5% de los niños padecen de Speech Sounds Disorders (SSD o Transtornos en el Sonido del Habla), que “los pone en riesgo de (que puedan tener) dificultades en la lectura y desafíos en procesamiento en la edad adulta”.

En sí, los objetivos

del estudio son: 

– Construir una base de datos de las producciones (del habla) dañadas y precisas de las ocho consonantes inglesas en las que más comúnmente cometen errores;

-Crear una base de datos para desarrollar y entrenar algoritmos para identificar erroes específicos  de los fonemas objetivos segmentados (o unidades de sonido que puedan distinguir una palabra de otra;

Y realizar pruebas completas de confiabilidad del alogaritmo entrenado con decisiones de patólogos del habla y expertos del lenguaje.