El consejo de gobierno del condado de San Diego aprobó por unanimidad terminar por mandato con todo tipo de discriminación a la mujer.

La autora de la ordenanza, la vicepresidenta del consejo, Nora Vargas, dijo que después de esta aprobación se va a elaborar una estrategia de equidad de género, que se va a convertir en reglamento.

La iniciativa fue aprobada por cinco votos a favor y cero en contra, con el apoyo del presidente del consejo, Nathan Fletcher.

“La votación de hoy es un primer paso importante para derribar barreras para que las mujeres, niñas, mujeres trans y personas identificadas como mujeres tengan oportunidades de prosperar en una sociedad que es justa y valora sus contribuciones”, declaró Vargas.

“Como la primera mujer latina y de color en ocupar un cargo en el condado de San Diego como miembro de la Junta de Supervisores, estoy comprometida a generar equidad a través del cambio sistémico y a elevar a las mujeres en todos los niveles”, explicó.

En comunicado sobre la ordenanza, expuso que en California, las niñas se gradúan de la escuela preparatoria con un nivel de aprovechamiento más alto que los niños, y más mujeres que hombres tienen títulos de estudios superiores, sin embargo, las ocupaciones todavía tienen un género en California y más hombres que mujeres ocupan puestos de supervisores.

Las mujeres de California ganan menos que los hombres en todas las categorías ocupacionales, y en los trabajos mejor pagados, las mujeres tienen menos oportunidades ocupacionales que los hombres.

Como siguiente paso a la aprobación de hoy, el condado reunirá personal con experiencia para enfrentar la discriminación que ayudará a redactar el reglamento.

Van a participar miembros de la Oficina de Equidad y Justicia Racial y otros departamentos, así como con la Comisión del Condado de San Diego sobre el Estado de Mujeres y Niñas.

Cuando el reglamento esté elaborado, el condado va a desarrollar una “estrategia de equidad de género” que establezca las pautas del reglamento.

El presidente del consejo de supervisores del condado, Nathan Fletcher, dijo en apoyo a la iniciativa de Vargas que “ningún tipo de discriminación debe ser tolerado en el condado de San Diego”.

“La discriminación de cualquier forma contra cualquier persona es inaceptable, y estamos trabajando para eliminar las actividades discriminatorias en toda norma social”, dijo Fletcher.

Apuntó que con la aprobación de la ordenanza de Vargas, “tomamos medidas para apoyar a las mujeres y las niñas, combatiendo la discriminación contra ellas. Incluso después de años de progreso, las mujeres continúan siendo objeto de salarios más bajos, menos opciones de empleo, entre otras actividades para disminuir su valor”. 

Fletcher también opinó que el condado debe asumir un compromiso contra la discriminación de la mujer en general.