SAN DIEGO.- Ir de compras al sur de California ya no resulta tan barato para clientes locales y extranjeros.

“Por decir algo yo encontraba productos en casi dos dólares para la casa y ahora están como a seis dólares”, señaló Luisa Sayague, cliente de comercios en San Diego.

La falta de personal en recintos portuarios de California para descargar y distribuir toneladas de mercancía en el territorio estadounidense ha sido el principal factor que ha encarecido el precio final de los productos.

Inflación que también se refleja en comercios del Condado de San Diego.

Ropa de temporada, juguetes y electrónicos han registrado incrementos de precios. Foto José Antonio Avilés

“Los precios suben por qué la mayoría de los contenedores están estancados en el puerto (principalmente Long Beach) y no están saliendo, entonces están pagando más por el transporte y luego la renta por tenerlos estancados y ese costo nos pasa a nosotros como comerciantes”, recalcó Olivia Campos, administradora de tienda de ropa en San Ysidro.

Ropa de temporada, juguetes, electrónicos y todos los productos enviados por vía marítima han registrado incrementos graduales de hasta un 30 por ciento a lo largo de este 2021.

Por ejemplo si un par de tenis costaba 14 dólares a principios de año hoy se vende hasta en 18 dólares el mismo modelo.

“La gente piensa que somos nosotros los que estamos aumentando la mercancía porque se abrió la frontera, pero no es nuestra culpa”, reveló la administradora de tienda.

Aproximadamente el 70% de los productos que usted encuentra en cualquier tienda del sur de California provienen de China.

Por los puertos de California se descarga más del 40% de la mercancía importada que posteriormente se distribuye en diferentes puntos de Estados Unidos pero la falta de trabajadores que distribuyan los productos podría ser un problema que persistirá  hasta mediados del 2022.

MEDIDAS ESTATALES

Para enfrentar la crisis de la cadena de suministro global, el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV ) ya tomó medidas para enfrentar la escasez de conductores de camiones comerciales y hacer que los productos se muevan rápidamente entre los puertos más grandes de California y los principales centros de distribución.

En un esfuerzo por otorgar licencias de manera segura y eficiente a más conductores comerciales, el DMV  duplicará su capacidad para realizar exámenes de manejo comerciales en los próximos meses.

“La crisis de la cadena de suministro no es un problema específico de California, pero hemos tomado medidas rápidas para aliviar la congestión y aumentar nuestra capacidad para mover mercancías rápidamente”, concluyó el gobernador de California, Gavin Newsom, a través de un comunicado oficial.