SAN DIEGO.- “Cuando se trata de educación, todos queremos lo mismo: escuelas totalmente financiadas donde nuestros hijos puedan prosperar”.

Esta premisa se plantea en la invitación a la Mesa de Análisis (The Think Table) lleva por título: “Putting Community Back in Our Schools” (Poniendo a la Comunidad de Regreso a Nuestras Escuelas) , promovida por la organización no lucrativa Alliance San Diego y programada para llevarse a cabo vía zoom, el jueves 9 de diciembre a las 6 p.m.

Este regreso, que involucra a alumnos, maestros y padres de familia, se da en medio de circunstancias especiales debido la incertidumbre generada entre los estudiantes y sus padres, a causa de la pandemia de COVID-19, además de otros factores.

Se indicó que el propósito de esta mesa es “conocer cómo se están implementando las escuelas comunitarias en la región San Diego”.

Diversos factores intervinientes

“Para alcanzar esta visión”, se agrega en la invitación al evento virtual, “se deben abordar las necesidades de los estudiantes, desde el hambre hasta la vivienda inestable y la falta de acceso a la atención médica”.

Y se sugiere que mediante “un modelo de escuelas comunitarias, los estudiantes tendrán acceso a servicios antes, durante y después de la escuela para brindar el apoyo que necesitan para tener éxito y lograr sus sueños”.

Los panelistas:

Se informó que la mesa contará con un grupo de panelistas como Alexandra Mondragón, del equipo de implementación de escuelas comunitarias; Jonathon Mello, organizador de campo de la Asociación de Educación de San Diego y Christopher Rice-Wilson, director asociado de Alliance San Diego.

Vale hacer mención que de acuerdo con un estudio efectuado hace alrededor de cuatro años por la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), había al menos 269 mil estudiantes del nivel K-12, que carecían de hogar o vivían en uno inestable.

Relevante estudio de UCLA

Destaca el estudio efectuado por investigadores de the Center for Transformation of Schools-UCLA, (Centro para la Transformación de Escuelas de UCLA), que analiza el ciclo escolar 2018 -2019, el hecho de que las pérdidas de empleo de los jefes de familia (o ‘households’), agregada a la inestabilidad económica de muchos hogares en las comunidades, tienen una repercusión negativa en la conducta de estos alumnos.