L

a construcción de un nuevo pabellón ambulatorio que tiene un valor de 3.000 millones de dólares está destinada a ampliar los servicios de atención a los pacientes, proporcionar viviendas asequibles, promover el bienestar y ofrecer servicios a la comunidad.

El viernes 18 de diciembre se celebró el proyecto de revitalización del campus en Hillcrest de la Universidad de California en San Diego con un acto de colocación de la primera piedra que abarcará aproximadamente 60 acres para ampliar los servicios de atención al paciente, promover el bienestar y ofrecer servicios a la comunidad.

Se espera que a lo largo de 15 años de construcción este proyecto de 3.000 millones de dólares terminbe de edificarse. El nuevo centro médico académico incluirá nuevas viviendas asequibles e instalaciones deportivas.

“El campus renovado de Hillcrest aumentará el acceso a las especialidades médicas de UC San Diego, clasificadas a nivel nacional, y a una atención de primera clase para los pacientes. El proyecto de revitalización formará un moderno centro médico que mejorará aún más la atención y educación médica por la que es conocida UC San Diego”, dijo el rector de la máxima casa de estudios, Pradeep K. Khosla.

La primera fase consistirá en un pabellón de 250.000 pies cuadrados para pacientes externos, cuya apertura está prevista para 2022. Khosla dijo que esta nueva instalación responderá a la creciente demanda de tratamientos diagnósticos especializados, servicios quirúrgicos y programas clínicos especializados, como oncología, neurocirugía, urología, otorgamiento y ortopedia, así como quirófanos de cirugía ambulatoria, salas de procedimientos de gastroenterología, diagnóstico por imagen avanzado, infusión y radioterapia oncológica. 

La infraestructura vial y de servicios públicos se incluirá en la primera fase de la construcción, que incluirá una nueva estructura de aparcamiento con 1.850 plazas para empleados, pacientes y visitantes. 

La Fundación Price Philanthropies donó 10 millones de dólares para impulsar la recaudación de fondos públicos. El presidente de la fundación, Robert Price, dijo que la ubicación de Hillcrest fue el centro de la atención sanitaria en San Diego durante la década de 1950 como un hospital operado por el condado. 

“Con el paso de los años, la medicina se ha trasladado al norte y los recursos se han trasladado al norte”, dijo Price. 

El alcalde de San Diego, Todd Gloria, se refirió a la “creciente preocupación” de los hospitales situados al sur de la Interestatal 8. 

 “Este compromiso, este proyecto, dice muy claramente que seguiremos teniendo no sólo atención, sino atención de primera clase para las comunidades al sur de la Carretera interestatal 8”, dijo Gloria.