Para la señora Yolanda, ahorra unos dólares cada semana al no tener que pagar impuestos en la compra de compra de pañales “pareciera que no es mucho, pero, si una lo va juntando cada vez que compra, al final sí es un buen dinerito”.

La señora es madre de dos pequeños en Chula Vista, “el mayorcito ya está entrenando para dejar los pañales, y qué bueno, porque son los más caros, pero mi otro niño todavía está chiquito y tiene que usarlos”.

A lo largo del 2021 tuvo que comprar pañales regularmente. “Me las arreglé comprando alimentos en un establecimiento y los pañales en otro donde son más baratos”, dijo, pero cuando California decretó la excepción de impuestos a pañales y toallas íntimas “definitivamente se notó el cambio”.

La opción de sustituir los pañales desechables por unos reusables habría salido inclusive más inconveniente, “porque tendría que lavarlos varias veces a la semana, pagar lavadoras, suavizantes, y no podría salir confiada con mis hijos a la calle pensando que no podría desechar los pañales”.

La situación de la señora Yolanda sobre el uso de pañales y el ahorro al no pagar impuestos son más comunes que lo que a simple vista parece, de acuerdo con la asambleísta estatal Lorena González, de San Diego.

Una de cada dos actuales madres de familia en California ha tenido que apoyarse en servicios sociales del estado porque sus ingresos son limitados, y el no tener que pagar impuestos ha sido una ayuda adicional.

“Más del 50 por ciento de la los niños nacidos en California están en MediCal”, dijo Lorena González Fletcher, “sabemos lo que los padres jóvenes luchan”.

La asambleísta fue autora de la ley AB66, que inicialmente exceptuó de impuestos los pañales en el año fiscal entre el 2019 y 2020. 

El gobernador Gavin Newsom renovó la excepción hasta el pasado 31 de diciembre, la semana pasada. Pero antes de que venciera ese plazo, González y su colega Cristina García impulsaron la ley SB82, que firmó el gobernador para mantener la excepción de impuestos a pañales y toallas íntimas hasta el fin del 2023. 

González calculó que la excepción de impuestos de venta a los pañales se traduce en un ahorro de entre 100 y 120 dólares por cada niño para los padres necesitados en California. 

Pero González Flecher dijo esperar que la ley de California inspire otras leyes réplicas en otros estados. De acuerdo con sus cálculos, en el país la excepción de impuestos a los pañales desechables beneficiaría a una de cada tres familias.

Pero dice que su impacto es mejor que un porcentaje, porque es ley que ayuda precisamente a familias necesitadas.