La administración del presidente Joe Biden pidió a la Corte Suprema permiso para terminar el programa “Quédate en México” que se espera que obligue a más de nueve mil personas no mexicanas a aguardar en Tijuana procesos a sus solicitudes de asilo que se lleven en San Diego.

El programa también conocido como Protocolos de Protección a Migrantes o MPP “no es la mejor herramienta para disuadir la migración” informó la administración a la corte, al aceptar que “expone a los migrantes a riesgos inaceptables”.

En cuanto a los esfuerzos de Estados Unidos por encontrar soluciones regionales, “MPP resta valor a los esfuerzos de relaciones exteriores del presidente para gestionar la migración regional”, agregó.

La administración Biden dijo que “en resumen, los tribunales inferiores han ordenado al Departamento de Seguridad que implemente y haga cumplir a perpetuidad el controvertido y efímero programa MPP, y lo han hecho a pesar de las determinaciones del presidente”.

El gobierno de Biden indicó a la corte “el gobierno (estadunidense) se vería obligado a continuar negociando con México, para mantener un controvertido programa que ya ha determinado dos veces que ya no representa el mejor los intereses de los Estados Unidos”.

El programa lo inició unilateralmente el gobierno de Donald Trump en enero del 2019 y México informó que lo aceptaba por razones humanitarias.

Cuando el presidente Biden llegó a la Casa Blanca el 2o de enero, ese mismo día suspendió MPP y en junio el secretario de Seguridad, Alejandro Mayorkas, lo canceló oficialmente.

Pero en Texas, donde el gobernador Gregg Abbott ha montado su campaña de reelección en la retórica antiinmigrantes y su oposición a las medidas contra el Covid, y en Missouri demandaron a la administración con el argumento de que no avisó a todas las partes involucradas antes de cancelar el programa.

Esa demanda llegó hasta la Suprema Corte, que ordenó reiniciar el programa hace unas semanas. La administración Biden consiguió el apoyo de México para restaurar MPP, epro apenas reiniciado el programa, ya enfrenta acusaciones de violaciones a los derechos humanos de migrantes vulnerables.