SAN DIEGO.- El padre de la vicepresidenta del consejo de supervisores del condado de San Diego Nora Vargas, el señor Eduardo Federico Vargas Ojeda, falleció en el hospital Sharp Memorial en San Diego, informó la oficina de prensa de la regidora.

“Todo lo que soy, se debe a este hombre increíble”, dijo la Supervisora en comunciado

“Nuestro padre personificó el sueño americano y encarnó la verdadera esencia del trabajo esforzado, el sacrificio y el amor incondicional”, dijo.

Comentó que personalmente “me inculcó la pasión por la educación y la obligación de retribuir. Él creyía que la política debe ser una vocación noble y si se le da el privilegio de servir, debe dedicar su vida a empoderar a la comunidad y los trabajadores”.

Nora Vargas reveló sentirse “en paz, sabiendo que finalmente se reunirá con mi madre en el cielo”.

Vargas agradeció mensajes de apoyo que le han enviado y a “los increíbles médicos, enfermeras y personal de Sharp Memorial, por su compasión y atención, no solo por mi padre, sino también por toda nuestra familia. Ustedes son verdaderos héroes mientras seguimos viviendo a través de esta pandemia”.

El señor Eduardo Federico Vargas Ojeda nació en 1944, el varón más joven de 7 hermanos, en Tijuana, Baja California. Falleció este jueves.

Fue funcionario público designado en servicio en los niveles municipal, estatal y federal del gobierno mexicano. Obtuvo su título en economía de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1966 y fue uno de los fundadores y ex decano de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Baja California .

Don Eduardo Federico se casó con el amor de su vida Elizabeth Meléndez el 27 de diciembre de 1969.

Fue un entusiasta del jazz, la ópera y la música clásica, tuvo un verdadero amor por Motown.

Le sobreviven sus hijos, Nora, Erika, Frida, Eduardo Federico, su hijo en derecho Carlos Jiménez Ruiz y sus nietas Fatima y Farah.