TIJUANA.- En solo tres días, entre martes y jueves, el polémico programa de la era Trump integró a 224 migrantes que ahora aguardan en Tijuana citas para pasar a San Diego a audiencia programadas ante la corte federal de migración, que rebatirá sus solicitudes de asilo.

El director de un albergue de Tijuana dijo a El Latino que “desde la semana pasada nos habían dicho que el programa comenzaba este martes que tuviéramos espacio para alojar a los migrantes que van a estar en MPP”, o Protocolos de Protección a Migrantes, como también se conoce el programa.

Ese albergue recibió dos personas el miércoles y siete el jueves. Del lado mexicano de la frontera el programa lo coordina la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pero la mayoría de los migrantes en Tijuana carece de información.

“Nosotros tenemos niños, fuimos perseguidos en Honduras, y hemos estado aquí (en un campamento en la explanada de la garita El Chaparral) ya desde hace meses, por eso quisiéramos que por lo menos nos digan dónde nos podemos inscribir”, dijo una señora de Tegucigalpa.

El presidente Joe Biden suspendió Quédate en México el mismo día que tomó posesión del cargo el año pasado, pero una demanda del estado de Texas que llegó a la Corte Suprema obligó, por un tecnicismo, a la administración Biden a reiniciar el programa desde el mes pasado.

Arrancó en El Paso, Texas, y esta semana en San Diego.

Según cálculos de organizaciones no gubernamentales y de albergues migrantes, el programa podría esta vez hacer esperar en Tijuana hasta a 9,000 migrantes.

Los migrantes aguardan en Tijuana citas para pasar a San Diego. Foto: Manuel Ocaño.