SAN DIEGO.- “Sí se siente porque lo que antes pagaba $20 dólares, ahora pago $30; los precios han aumentado y el salario es muy mínimo lo que sube”.

Esa fue la respuesta inmediata de Margarita Paco, una ama de casa que vino de la ciudad de Tijuana buscando mejores precios.

“Vine acá”, dijo refiriéndose a la tienda de autoservicio Food For Less, “por la economía pero resulta que ya es lo mismo, viene saliendo lo mismo tanto aquí como en México”, dijo.

¿Tiene una idea desde cuando comenzaron a subir los precios”, le preguntamos.

“A mi se me hace”, respondió, “que antes de salir el año, empezó a cambiar poco a poco, a finales del año pasado y ahí se quedaron”.

“Ya es lo mismo, viene saliendo lo mismo tanto aquí como en México; lo básico es lo que ha subido”, dijo Margarita Paco. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.
¿Pero para usted cuáles son los precios que más han subido?

“Por ejemplo lo más económico que ocupa para la familia que viene siendo el queso y los artículos para los niños: Pañales, toallitas húmedas, la leche de los niños, la comida de bebé envasada. En realidad lo básico es lo que ha subido”, señaló Margarita entrevista al salir de una conocida tienda de autoservicios en Palomar, Chula Vista.

A unos cuantos metros del sitio donde habíamos terminado la entrevista con la señora Margarita se encontraba  Rodolfo Núñez, un hombre pensionado, quien llegó a San Diego hace 60 años, indicó: Yo vengo aquí casi todas las semanas porque yo mismo hago mi comida”.

Por más que las tiendas de autoservicio buscan persuadir a los consumidores con supuestas ‘ofertas’, los precios no han dejado de subir, sobre todo en los últimos meses. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.
Coinciden en la fecha de aumentos

Ante la pregunta acerca de cuándo sintió que comenzaron a subir los precios de las mercancías que compra, el señor Núñez contestó: “Desde hace un mes para acá fue cuando sentí que todo subió”.

Pero a diferencia de la mayoría de los pensionados, el entrevistado reconoció que su situación es diferente al de la mayoría de los trabajadores que reciben una pobre pensió por su retiro.

“Bendito por este país. Yo he trabajado mucho entonces tengo muchos retiros. Si yo tengo el del estado, tengo el del Seguro. No, mi ultimo trabaja fue el ejército de salvación, trabajé con ellos. 14 años. Ya retirate, ya descansa. Yo trabajé para el estado de California, en la ciudad de Los Angeles. Me retire temprano. Pero aún así me dieron muy buen dinero. Y me siguen dando buen dinero”.

¿Pero seguramente ha visto la diferencia de precios?, le insistimos.

¡Me asusté con los precios!”

“¡Oh sí, Seguro!, y es más ayer, y qué bueno que está aquí para que se escuche lo que quiero decir: “Mire, ayer fui a la Target. Tenía muchos años que no iba (yo vivo en las trailitas que están aquí frente al Trolley) y dije voy a ir a ver qué hay ahí y empecé a ver ¡No señor, no, no, no, me asusté con los precios, me asuste! Y no es que me pese pagar, no pero veo que hay que saberle buscar”.

“¿Y sabe qué?,”, agregó el entrevistado, “también vi un Starbucks adentro y nomás por curiosidad me acerqué porque yo tomo café todos los días, temprano, una dona o un ‘croisant’ (cuernitos) o algo así, entonces me sale como en 5 dólares todo y fui allí y un panecito y un café, ¡12 dólares!. El pan cuesta $3.65 dólares, así de chiquito. Ese mismo pan, nomás el doble de grande, con la misma calidad, en Tijuana está por $10 pesos y yo cuando voy para allá, yo traigo mucho pan para mis hijos”.

“Ya subió todo”

Finalmente, en la breve encuesta periodística entrevistamos a Leonor Méndez quien respondió: “A mi me gustaba venir aquí, porque antes salía con más cosas con menos dinero, pero ya subió todo y ahora sales con 8 artículos. Te dan un aumento de salarios pero luego te suben los precios”.

¿Y desde cuando notó ese cambio?, le insistimos,

“Hace como seis meses”, respondió Leonor.

“Te dan un aumento de salarios pero luego te suben los precios”, dijo Leonor Méndez.
Signos de inestabilidad
y debilidad de la economía

El hecho es que la economía de Estados Unidos continúa mostrando signos de inestabilidad y debilidad reflejado en el alza de los precios y servicios en forma casi generalizada.

De acuerdo con analistas, el 2022 ha comenzado como un año difícil e incierto para el mercado accionario reflejado en las recientes caidas en indicadores considerados como relevantes como son el Dow Jones, Nasdaq y Walll Street, entre otros.

Los propios expertos han considerado que el desplome accionario que se ha observado en la puerta de este nuevo año, se debe en parte a que se han disparado las tasas de interés.

Conforme a la cadena de televisión estadounidense CNBC, “el rendimiento de referencia los bonos del Tesoro a 10 años, estuvo por encima del 1.8% el lunes 10 de enero, después de terminar el año cerca de 1.51%”.

La misma fuente cita a Goldman Sachs, uno de los grupos de la Banca más grandes del mundo, que pronostica que “la Reserva Federal aumentará las tasas cuatro veces en 2022, lo que indica que Wall Street espera cada vez más que el banco central se vuelva agresivo en un intento por frenar la inflación” .

Incierto el mercado bursátil como lo reflejan los principales indicadores como Wall Street. Foto-Cortesía: cnn.com/shutterstock.
Cadena inflacionaria

A todo ello agregaríamos el impacto que los precios de gasolina han tenido sobre la cadena económica, pues es sabido que un aumento al precio del combustible se refleja en una espiral de precios, porque el alza de costos de transporte lo repercuten (productores, distribuidores y los negocios) sobre el consumidor final.

Y precisamente la inflación que no es otra cosa sino una alza inmoderada en los precios y servicios es la que ya están sufriendo los consumidores estadounidenses.

“La inflación impacta gravemente a la frontera norte de México en 2022 y traerá la peor cuesta de enero en dos décadas”, advirtió Alejandro Díaz-Bautista experto en Economía Internacional e Investigador del Colegio de la Frontera Norte en el vecino país.

Se podría esperar “la peor cuesta de enero” para muchas familias como resultado
de los gastos extraordinarios realizados durante las fiestas navideñas y la celebración
de año nuevo, consideró Alejandro Díaz-Bautista, Doctor en Economía e investigador
del Colegio de la Frontera Norte con sede en la ciudad de Tijuana. Foto-Cortesía.

Falla en la cadena de
suministro de los productos

También subrayó que “la demanda está superando la capacidad de oferta de la economía, dados los impactos que la pandemia ha causado, como se evidencia en los cuellos de botella en la producción y la escasez de mano de obra en los Estados Unidos”. 

“Hay un período de dificultades económicas para la mayoría de las familias que coincide con este mes de enero y es el resultado de los gastos extraordinarios realizados durante las fiestas navideñas y el año nuevo por las familias en la frontera de México con los Estados Unidos”, consideró el investigador.

“México y toda la frontera norte”, consideró el experto, “afrontan el nuevo año 2022 con múltiples retos desde llegar a la cobertura del 100 % en la vacunación en contra la covid-19, controlar la crisis migratoria y controlar la inflación y la inseguridad”.

Los precios ‘se comen’ a los salarios

“La competencia (o demanda) por los trabajadores”, consideró el investigador del Colef, “está ejerciendo una presión al alza sobre los salarios, mientras que los bajos niveles récord de suministro de materias primas, los pedidos atrasados y los plazos de entrega extendidos están agregando más tensión a las cadenas de suministro en América del Norte”. 

Díaz-Bautista afirmó a mediados del recién finalizado 2021 que “la inflación se está extendiendo a más partes de la economía de Estados Unidos y México”.

El mayor aumento
de la inflación en 38 años

Vale recordar asimismo que a mediados del mes de diciembre reciente, la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, la tasa de inflación anualizada (de 2021) fue de 6.8 por ciento y el índice de precios al productor subió a 9.6 por ciento, superior al 9.2 que esperaban los economistas.   

.   Y conforme a los analistas económicos este es el mayor incremento en los últimos 39 años.

La cadena de noticias BBC destacó entonces que “el precio de los alimentos, la gasolina, la vivienda y los autos usados empujaron con fuerza el costo de vida poco después de que la Reserva Federal del país (la Fed, un equivalente del Banco Central), reconociera que el fenómeno no es transitorio”.

Los constantes aumentos en el precio de la gasolina impacta directamente en el bolsillo de los automovilistas y en el costo de producción de las empresas, pues las mismas la repercuten en el consumidor final generando un círculo vicioso que se traduce en una espiral de precios. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.