Residentes de San Diego presentaron una demanda colectiva contra Republic Services por cobrar por servicios que no proporcionó durante el mes que duró la huelga de sus trabajadores en Chula Vista y San Diego.

La demanda, aunque colectiva, fue presentada con el nombre de Qihai Chen, un residente de Carmel Valley, contra Republic y su subsidiaria Allied Waste.

La demanda de 14 páginas acusa a Republic de enriquecimiento ilegal y prácticas de competencia ventajosas.

“Los demandados continuaron facturando al demandante y a la clase (los demás consumidores) por los servicios que sabía que no podía brindar o simplemente decidió no brindar”, dice la demanda.

El documento dice que los vecinos decidieron presentar una demanda conjunta porque por separado carecen de recursos para demandar a Republic en la corte federal.

Ahora exigen que Republic deje de cobrar por los servicios que no proporcionó entre el 17 de diciembre y el 17 de enero, que les reponga gastos que tuvieron que pagar por abogados luego de que la empresa rechazó aceptar sus demandas, y que ahora además les otorgue compensación.

Los demandantes emplearon los servicios de dos bufetes de abogados.

El concejal John McCann propuso a mediados del mes que los residentes de Chula Vista dejen de pagar recibos mensuales a la empresa que llevaba cerca de un mes sin recoger regularmente la basura.

La compañía consiguió recoger con muchos retrasos parcialmente la basura orgánica un par de veces, pero el servicio fue escaso e irregular porque 250 trabajadores permanecieron en huelga.

“Republic Services no puede cobrar por servicio de recolección que no llevó a cabo”, declaró McCann. “Si alguien no brinda el servicio, nuestros residentes en Chula Vista deben de usar ese dinero para hacer el trabajo ellos mismos”, aseveró.

Muchos residentes de Chula Vista llevaron en sus vehículos su propia basura hasta el confinamiento o basurero municipal en Otay Mesa.

La empresa cobra por lo menos 47 dólares mensuales por servicio residencial, pero las tarifas aumentan para multifamiliares y complejos comerciales.

Los trabajadores en huelga consiguieron aumento de 5 dólares por hora de trabajo en contrato vigente diez años.