Los residentes de Chula Vista ahora pueden viajar en las horas pico al centro de San Diego en autobuses que circulan por autopistas estatales y están autorizados para continuar por las acotaciones (shouders) para evitar el tráfico de vehículos.

“Se trata de llevar a las personas a su trabajo, a su casa, a hacer compras un poco más rápido y un poco más fácil”, comentó el presidente del consejo de supervisores del condado, Nathan Fletcher, al habla del proyecto piloto Bus on Shoulder.

La ruta del autobús que evade el tráfico al usar el acotamiento recorre la interestatal 805 y la 94.

Su horario incluye las horas en que más se congestiona el tráfico en esas autopistas, de las 6 a las 9 de la mañana y de las 3 de la tarde a las 7 de la noche.

Son tiempos en que la mayoría de los residentes se dirigen a sus trabajos y estudios o regresan a sus hogares, pero el supervisor Fletcher comentó que es recorrido en horario que también permite llegar a tiempo a citas médicas y otros compromisos importantes para los residentes del Sur de la Bahía del condado.

El proyecto utiliza alta tecnología, para informar a choferes de autobuses capacitados sobre congestionamientos vehiculares que van a encontrar en su ruta al centro de San Diego o de esa zona hacia el sur de Chula Vista.

“Los sensores integrados en estos autobuses brindan alertas de audio y visuales a los conductores con respecto a la posición del carril y posibles conflictos con otros vehículos u obstrucciones a lo largo del corredor y el acotamiento”, informó el Sistema Metropolitano de Transporte público (MTS) en el condado.

El programa funciona en coordinación con la Patrulla de Carreteras de California (CHP) y el Departamento federal del Transporte.

El MTS adecuó la ruta con obras de infraestructura que se hicieron principalmente en el 2020 con apoyo del Departamento del Transporte de California (CalTrans).

El costo del proyecto es de 30 millones de dólares, incluidos 17 millones que el condado obtiene por un impuesto de un cuarto de centavo de dólar en ventas que fue aprobado en elecciones para mejorar infraestructura vehicular.

Es la primera ruta de su tipo en el condado de San Diego y, al final de la etapa de pruebas de tres años, el condado va a decidir si amplía la idea a otras rutas que registran mayor uso durante las horas pico.

Durante el periodo de pruebas, el MTS va a monitorear en detalle datos de rendimiento y tiempo, velocidades de viaje, uso de la tecnología, problemas y las percepciones del servicio por parte de los pasajeros y conductores.

Informó que las agencias gubernamentales que participan utilizarán estos datos para planificar futuros proyectos que incluyan tecnología de vehículo a infraestructura en el condado.

Las personas interesadas en el servicio pueden encontrar información en MTS con el nombre de South Bay Rapid, Ruta 225, o con el nombre de Bus on Shouder (BOS) del condado de San Diego.