Los contagios de Covid entre migrantes en centros de detenciones, incluido el de Otay Mesa en el sur de San Diego, aumentaron en 940 por ciento en los últimos 37 días, informó este martes la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), al anunciar que presentó una demanda colectiva.

“Desde el 3 de enero de este año, las infecciones de Covid han aumentado en más de 940 por ciento en los centros de detención”, declaró la ACLU.

“Para principios de enero, la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) había administrado vacunas de refuerzo a solo 671 personas detenidas, pese a que unas 22,000 personas en promedio diario están detenidas bajo la custodia”, agregó la organización.

No proporcionar vacunas de refuerzo es irresponsable, cruel y una violación de los derechos de las personas, y es por eso que estamos demandando, declaró la abogada Eunice Cho

La abogada Cho explicó que presentó la demanda colectiva en nombre de cinco personas “médicamente vulnerables detenidas por ICE, quienes solicitaron y se les negaron sus vacunas de refuerzo contra el Covid”.

Esas personas habían sido diagnosticadas con condiciones médicas como diabetes, hipertensión y tuberculosis y son vulnerables a enfermar de gravedad o incluso a morir en caso de infección de Covid. 

“Nuestro litigio exige que nuestros clientes reciban vacunas de refuerzo”, dijo Cho.

Pero aunque la demanda es a nombre de solo cinco personas, su resultado podría modificar reglamentos internos del ICE para centros de detenciones.

“Actualmente, ICE no cuenta con políticas o procedimientos para garantizar que las personas elegibles detenidas en sus centros de detención sean identificadas o reciban vacunas de refuerzo”, dijo la abogada.

“No brindar este cuidado a las personas atrapadas en estos centros de detención es inconcebible, y es una prueba más de que todo nuestro sistema de detención de inmigrantes es fundamentalmente inhumano”, aseveró la organización.

También opinó que “nuestro gobierno debería liberar a las personas en este momento, tanto como medida de salud pública en la pandemia como para siempre”. 

En cambio, la cantidad de personas detenidas como inmigrantes “ha aumentado en más del 50 por ciento desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo, la mayoría en prisiones administradas por corporaciones privadas”, dio la ACLU.