La patrulla fronteriza inició un proyecto piloto con robots que parecen perros mecanizados para vigilar a control remoto zonas que considera de alto riesgo a lo largo de la frontera con México.

La agencia informó que usa los robots en zonas inhóspitas y que considera de riesgo, en vez de desplegar a sus agentes.

El plan es “aprovechar la tecnología, para forzar una multiplicación de presencia de la patrulla fronteriza, y para reducir la exposición humana a peligros que amenazan la vida”, dijo la directora del programa, Brenda Long.

Eso significa que si los agentes encuentran situaciones de peligro, enviarán por delante los perros mecanizados en lugar de patrulleros.

Long dijo que los perros tecnológicos se diseñaron con base en entrenamientos en escenarios simulados de situaciones de peligro que los patrulleros pudieran encontrar en la frontera.

Según un agente operador de los robots, Brett Becker, los cuadrúpedos mecánicos son muy útiles porque en la frontera con México puede haber contrabando de armas y hasta “contrabando de armas de destrucción masiva”.

Los patrulleros operan los robots con laptops y controles remotos. Mediante los perros mecanizados, la patrulla puede obtener video en tiempo real y otras informaciones mediante sensores integrados a los robots.

En la fase de diseño, los caninos robots “se probaron subiendo colinas, bajando barrancos y caminando sobre zonas rocosas, todo mientras transportaban 20 libras de carga útil”, dijo Long.

También los llevaron al desierto, los hicieron que tuvieran precaución al dar vuelta en esquinas de edificios, y los sometieron a pruebas de resistencia, o capacidad de uso de baterías.

Long dijo que el uso de los cuadrúpedos mecanizados tiene, para la patrulla fronteriza, un valor similar al que obtienen con los drones, excepto porque unos vuelan y los otros se desplazan como perros.

Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a la que corresponde la patrulla fronteriza, se abstuvo de proporcionar datos sobre el costo del proyecto.

El diseño y fabricación de los perros mecanizados fue encargado a la empresa Ghost Robotics en Philadelphia.