SAN DIEGO.- Autoridades federales develaron un operativo llamado Las Pangas Locas que esta semana llevó a la extradición a San Diego de un empresario marítimo suramericano que apoya a embarcaciones que trafican drogas desde Colombia.

Pedro Cornelio Pilligua Iduarte, propietario de varias embarcaciones de bandera ecuatoriana brindaban apoyo logístico a embarcaciones cargadas de drogas y fue extraditado desde España.

Iduarte, ciudadano ecuatoriano, fue detenida por las autoridades españolas en abril de 2021 mientras visitaba Madrid.

Semanas antes de su detención, en marzo de 2021, un gran jurado federal formuló cargos a Iduarte por conspiración para traficar cantidades sustanciales de cocaína desde Sudamérica.

Según documentos judiciales, varias embarcaciones pesqueras ecuatorianas, brindan apoyo material a embarcaciones para permitirles transportar toneladas de cocaína a lo largo de miles de millas náuticas de mar abierto desde Ecuador y Colombia hasta México, para su eventual distribución a los Estados Unidos.

La flota ecuatoriana de apoyo logístico proporciona combustible, piezas de repuesto, dispositivos de comunicación o cualquier otra cosa necesaria para ayudar a los barcos cargados de drogas a completar su viaje de mil millas traficando toneladas métricas de cocaína desde Colombia a México.

“Sin ese apoyo, las embarcaciones con droga, típicamente pangas o embarcaciones de bajo perfil, no podrían completar el largo viaje”, según la acusación.

Hasta ahora Las Pangas Locas ha llevado a incautar más de 50.000 kilogramos de cocaína, a cargos a 27 capitanes y propietarios de barcos pesqueros y enjuiciamiento de 65 tripulantes de barcos de cocaína.

En la operación participan Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), la Administración de Control de Drogas (DEA), la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), y el Servicio de Investigación de la Guardia.

La Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia trabajó con el fiscal federal en San Diego, Randy Grossman, para conseguir la extradición de Iduarte.