La victoria de los Rams no solo es un alivio a los aficionados de Los Ángeles, sino tambien a todos los aficionados de San Diego que se quedaron con mal sabor de boca cuando los Chargers fueron transladados de manera frustrante a Los Ángeles por su dueño Dean Spanos en enero 2017.

Spanos fue el que famosamente prometió que su equipo iba a “pelear por Los Ángeles” en su nota por Twitter cuando anunció el traslado del equipo. Leer enlace de nota publicada en El Latino San Diego.

Cuántas veces los aficionados de los Chargers de San Diego llenaban el Estadio Qualcomm para apoyar a sus favoritos jugadores como Philip Rivers, Antonio Gates, LaDainian  Tomlinson y Junior Seau entre otros y todo para que se les de la espalda por la codicia de una persona. 

Ahora la pregunta es: ¿Quién se siente peor? ¿Los aficionados de Cincinnati o la familia Spanos por su traición a la ciudad mas fina de los Estados Unidos y todos los que apoyaban a los San Diego Chargers?