El gobernador Gavin Newsom nominó a la juez Patricia Guerrero, hija de inmigrantes mexicanos, para el cargo de primera magistrada latina en la Suprema Corte de Justicia de California.

Guerrero, quien nació en el condado Imperial, pero ejerció en la Corte Superior de San Diego como juez de lo familiar.

Sus abuelos y sus padres, del estado mexicano de Sonora, trabajaron en el campo, para que la magistrada pudiera estudiar leyes en la Universidad de California en Berkeley (UCB) y luego un doctorado en jurisprudencia en la Universidad de Stanford.

En la corte de San Diego fue nombrada en el 2013 juez supervisora de la corte familiar, y cuatro años después fue nombrada juez de la Cuarta Corte de Apelaciones de California.

De aprobarse la nominación del gobernador, la juez Patricia Guerrero será la primera latina en la Suprema Corte de Justicia estatal.

La juez no ha dado entrevistas a la prensa desde su nominación, pero el gobernador divulgó un video de una plática que tuvo con Guerrero luego de informarle que la había propuesta para el cargo.

La magistrada recordó en esa charla que su madre le inculcó desde niña el hábito de la lectura y la convicción de que podía llegar a ser lo que se propusiera.

El juez Newsom le dijo que ahora ella es un ejemplo para que otras niñas de California comprendan que pueden llegar a ser lo que se propongan.

La juez Guerrero, de 41 años, también trabajó en la Fiscalía Federal en San Diego entre el 2002 y el 2003.

La magistrada tiene la oportunidad de sumarse a la Corte Suprema porque el presidente Joe Biden nombró uno de los jueces de ese tribunal, Gonzalo Curiel, para un puesto federal.