El gobernador Gavin Newsom propuso imponer tratamiento obligatorio y atención integral a los indigentes con trastornos mentales en el estado, lo que podría beneficiar a muchos de las 7,600 personas sin hogar en el condado de San Diego.

Newsom dijo en transmisión en vivo desde Oakland que “hemos aprobado 12 mil millones de dólares para abordar el problema” de indigentes con adicciones y trastornos mentales mediante el proyecto llamado “Care Court”.

El plan consiste en que las cortes de California impongan tratamiento a los indigentes con padecimientos mentales y, en caso de resistirse, enfrenten cargos por los que serían internados en instituciones psiquiátricas.

El plan requeriría que todos los condados establezcan una rama de salud mental en la corte civil y brinden un tratamiento integral y comunitario a quienes padecen psicosis y diversos trastornos.

Las personas sin hogar con ese tipo de padecimientos severos estarían obligadas a aceptar la atención o correrían el riesgo de cargos penales, estarían sujetos a ser recluidos en programas psiquiátricos de forma involuntaria o a tutelas legales.

El secretario de Salud en el estado, Mark Ghali, declaró que “uno de los desafíos más desgarradores, desgarradores y curables que enfrentamos, es cómo atendemos las necesidades de las personas que son las más enfermas de las enfermas” y quienes además viven vulnerables en las calles.

El proyecto ayudaría a entre 7,000 y 12,000 personas, incluidos todos los indigentes con trastornos severos, y personas que recomienden organizaciones comunitarias en los condados.

El gobernador dijo que “no hay compasión con las personas desnudas que defecan y orinan en medio de las calles, o que gritan y hablan solas”, por lo que imponerles ayuda sería lo más conveniente.