El muro que construyó el ex presidente Donald Trump ha sido perforado por lo menos 3,272 ocasiones en tres años, de acuerdo con información oficial de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El conteo es solo de huecos que desconocidos han hecho al muro de pilares de hierro rellenos de arena que reemplazaron la vieja barda de la década de los años 90 o que se construyó en sitios donde no había barda.

Las autoridades atribuyen esos hoyos a grupos del crimen organizado, pero reconocen que algunas sierras que son fáciles de conseguir en ferreterías son suficientes para hacer los agujeros.

Las perforaciones se ubican a lo largo de la frontera, pero se concentran en la frontera de Arizona, según información a la que tuvo acceso el diario The Washington Post.

El conteo oficial de perforaciones no incluye las incursiones por lo alto del muro con escaleras plegables, agujeros por debajo del muro ni otras formas en que los migrantes cruzan la frontera.

De acuerdo con la información, para cortar los pilares de hierro rellenos de arena, los desconocidos utilizan sierras económicas que se pueden comprar en cadenas de ferreteras, cortan varios pilares cerca del suelo, y los pilares quedan colgados por lo alto.

La patrulla fronteriza reconoció que invierte sumas millonarias en hacerle remiendos de soldadura al muro que originalmente se consideraba impenetrable. 

Trump gastó 11,000 millones de dólares en la construcción del muro, lo que equivale a 20 millones de dólares por cada milla de muro construido.

No hay pruebas de que el muro, por s solo, haya detenido el paso de migrantes indocumentados.

La patrulla fronteriza argumentó que para detener migrantes utiliza una combinación del muro, recursos tecnológicos y oficiales a lo largo de la frontera.