SAN DIEGO.- Una de las enfermedades más silenciosas y difíciles de enfrentar para las ciencias de la salud es sin lugar a dudas el estrés.

Y para tomarlo muy en serio basta atender a los datos:

El 75 por ciento de los estadounidenses han experimentado estrés que afecta su salud física, de acuerdo a la Organización Global para el Estrés.

El 80 por ciento han reportado sentir estrés en el trabajo.

Y de acuerdo con el Instituto Americano del Estrés, alrededor del 33 por ciento de las personas reportan sentir estrés extremo, mientras el 77 por ciento experimentan estrés que afecta su salud física. Un 73 por ciento de las personas tienen estrés que afecta su salue mental y el 48 por ciento experimentan problemas de falta de sueño por el estrés.

Los niveles de estrés, empeoran

Y concluye: “Desafortunadamente, para aproximadamente la mitad de todos los estadounidenses, los niveles de estrés están empeorando en lugar de mejorar”.

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) indica que “el estrés es un problema de salud serio en los Estados Unidos, pues la tercera parte de la población en este país, vive en un estado de estrés extremo, que está afectando enormemente a las personas, contribuyendo al surgimiento de problemas de salud, relaciones deficientes y pérdida.

¿Pero qué es el estrés?

La propia APA define el estrés como “la sensación de estar abrumado o incapaz de hacer frente a la presión mental o emocional”.

Y agrega: “El estrés es la respuesta de nuestro cuerpo a la presión. Muchas situaciones diferentes o eventos de la vida pueden causar estrés. A menudo se desencadena cuando experimentamos algo nuevo, inesperado o que amenaza nuestro sentido de identidad, o cuando sentimos que tenemos poco control sobre una situación”.

Pero lo más importante (aunque no sea tan reveladora) es su siguiente conclusion: “Todos lidiamos con el estrés de manera diferente. Nuestra capacidad para hacer frente puede depender de nuestra genética, eventos tempranos de vida, personalidad y circunstancias sociales y económicas”.

“Una respuesta de lucha o huida”

“Cuando nos encontramos con el estrés, nuestro cuerpo produce hormonas que desencadenan una respuesta de lucha o huida y activan nuestro sistema inmunológico”, indica la asociación.

Aunque por fortuna, nuestras hormonas del estrés (que puede ser positivo o negativo) generalmente vuelven a la normalidad rápidamente una vez que termina el evento estresante, no siempre es así y este escenario “puede dejarnos en una etapa permanente de lucha o huida, abrumados e incapaces de hacerle fente (y) a largo plazo esto puede afectar nuestra salud física y mental”.

Pero incluso los cambios positivos pueden ser causantes de estrés en las personas como un ascenso en el trabajo o conseguir un nuevo empleo, mudarse a una casa más grande, etcetera.

¿Cuáles son los signos del estrés?

Ansiedad, miedo, enojo o agresividad, tristeza, irritabiulidad, frustración, depresión, dolores de cabeza, náuseas, indigestion, problemas digestivos como estreñimiento, hinchazón o diarrea, respiración superficial o hiperventilación, sudoración, palpitaciones del corazón y diversas molestias.

¿Cómo puedes ayudarte a superarlo?

1.- Reconocer cuando es causado por el estrés.

2.- Pensar los cambios favorables que harías para superarlo.

3.- Construir relaciones (sociales) que te ayuden.

4.- Una dieta saludable

5.- Evitar, en lo posible, fumar o beber en exceso.

6.- Hacer ejercicio.

7.- Tomar tu tiempo libre.

8.- Apoyarte en técnicas como la meditación y conciencia.

9.- Descanso o sueño suficiente.

10.- No ser severo contigo mismo (a).

Estos consejos podrían ayudarte, pero lo recomendable es que si no eres capaz de superar tu estrés, acudas a ayuda profesional.

Fuentes de información:

American Psicology Association (APA), https://www.apa.org/

The American Institute of Stress,  https://www.stress.org/

Global Organization for Stress, http://www.gostress.com/

Mental Health Foundation, https://www.mentalhealth.org.uk/a-to-z/s/stress