El sheriff de San Diego inició en Las Colinas su programa piloto de cámaras corporales en las prisiones del condado.

La jefa interina del sheriff, Kelly Martínez, informó este miércoles que el proyecto inició con 72 cámaras en uniformes de celadores el viernes pasado. 

Martínez dijo que es la primera fase de cámaras en la cárcel femenil, el Centro de Detención y Reingreso de Las Colinas en Santee.

Para este proyecto, la oficina del sheriff construyó en Las Colinas una sala dedicada para albergar las estaciones de conexión para las cámaras corporales. 

También se realizaron mejoras significativas en la infraestructura eléctrica y de red alrededor de la cárcel para facilitar de manera eficiente la carga y transferencia de datos a la sala de coordinación.

Además de reunir la información visual, en esta primera etapa, la oficina del sheriff reúne comentarios de los oficiales que participan en el proyecto, para hacer ajustes en las operaciones y la seguridad a medida que este programa se implemente en otras cárceles del condado.

La jefa interina declaró que el programa de cámaras corporales “en última instancia, se trata de la seguridad de las personas bajo nuestra custodia y de quienes trabajan en nuestras instalaciones”. 

“Tener cámaras corporales en nuestras cárceles también fortalecerá nuestra relación con la comunidad al aumentar la responsabilidad y la confianza”, aseguró Martínez.

Las imágenes de video proporcionan evidencia crítica para la investigación de incidentes y la resolución de quejas, explicó.

La oficina del sheriff de San Diego comenzó a emplear cámaras corporales fuera de las cárceles en el 2017.

La jefa interina explicó que el proyecto piloto en Las Colinas “se ampliará a todas las instalaciones carcelarias a medida que se construya la infraestructura” necesaria. 

Las cámaras corporales complementarán las cámaras estacionarias y otros sistemas en los centros de detención.