Autoridades mexicanas identificaron a un ciudadano estadunidense como el asesino que disparó contra el fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel en Tijuana en enero.

El fiscal general de Baja California, Iván Carpio, informó que Manuel “N”, estadunidense, cobró 20,000 pesos –$1,000—por disparar contra el fotógrafo, y otro individuo, Heriberto “N”, cobró una cantidad igual por presenciar el homicidio y filmarlo en su teléfono celular como prueba de que Manuel “N” había cumplido la orden de asesinato.

Quien ordenó el asesinato fue Cristian Adán “N”, porque supuso que Margarito Martínez era el autor de algunos artículos periodísticos que divulgaron información de líderes de un cartel. Sin embargo, Margarito Martínez no era al autor de esas informaciones, pues él vendía fotografías para muchos medios pero no escribía.

El fiscal dijo que las autoridades tienen el video en que se ve a Manuel “N”, alias Uber, asesinar al fotoperiodista.

En México las autoridades sustituyen los apellidos de sospechosos con la determinación “N” mientras no se les demuestre culpabilidad.

Los tres detenidos están en la cárcel de Tijuana.

Las autoridades llegaron a ellos mediante intercepción de comunicaciones con autorización judicial.

Días antes del homicidio, Cristian Adán “Cabo 16” dijo a Heriberto “El Huesos” que consiguiera a alguien que asesinara al periodista, así que “El Huesos” pidió “un soldado” del cartel que se ofreciera a matar a Margarito Martínez, y fue Manuel “El Uber” quien se ofreció.

“Cabo 16” pagó el asesinato a sueldo en unos $2,000, y entre él y “Huesos” conservaron el video como prueba del homicidio.

Margarito Martínez fue asesinado fuera de su casa en Tijuana. La fiscalía considera que el atentado también fue porque el grupo criminal opera en esa misma zona y se sentía incómodo con la presencia de un periodista en el área.