Fidencio García, un joven jardinero de Chula Vista, dice que da miedo pensar que el gobierno de Estados Unidos haya obtenido su información personal cuando ha mandado dinero a sus familiares en el sur de México.

“Ahora que ha estado la pandemia, he tenido que mandarles un poco más porque mi hermana se quedó sin trabajo y mis papás no podían salir porque se podrían contagiar (de Covid) y somos muy pobres, allá no hay médico cerca”, dijo.

Fidencio platicó a Chula Vista Today que para su familia, que todavía no recupera por completo el trabajo, sería un gran problema si el ICE utiliza la información que proporcionó en las remesas para ubicarlo y detenerlo.

“Nunca había pensado que podría pasar eso, pero sí, da miedo pensarlo”, dijo.

Por lo menos desde el 2019, la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) vigiló transferencias de dinero al extranjero, “remesas”, un método con el que cientos de miles de inmigrantes ayudan a sus familias en el extranjero.

Esa vigilancia se llevó a cabo en las principales empresas que hacen las transferencias de efectivo a familiares en México y otros países latinoamericanos.

El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Ron Wyden, reveló ese plan secreto del ICE y ahora cuestiona si se trata de un proyecto ilegal.

“He confirmado que (el Departamento de) Seguridad Nacional estaba llevando a cabo un programa de vigilancia masiva de los registros financieros de los estadounidenses“, dijo el senador en Twitter.

“Estoy pidiendo una investigación completa sobre cómo ICE obtuvo luz verde para comenzar esta recopilación masiva de datos personales de los estadounidenses”, advirtió.

El senador envió una carta a la Oficina del Inspector General (OIG), una división de asuntos internos del HSD, para averiguar el programa.

En esa carta, el senador informó a la OIG que agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), que depende del ICE, reunieron la información de millones de transferencias de dinero superiores a 500 dólares.

Los agentes se enfocaron en transferencias o remesas desde los cuatro estados fronterizos con México, California, Arizona y Texas.

De acuerdo con el senador, la vigilancia se ha llevado a cabo desde el 2019.

El mes pasado el Banco de México informó que las remesas a México a lo largo del 2021 alcanzaron un índice sin precedentes de 51,594 millones de dólares.

Esa cantidad es un aumento del 27.1 por ciento, respecto al año anterior, cuando ya se alcanzaba un nuevo índice.

Tan solo en diciembre pasado, las remesas crecieron a 4.760 millones de dólares, 30,4 por ciento más que en el mismo mes de 2020, lo que tiene un impacto en la economía local En ambos años, los mexicanos en Estados Unidos enviaron más ayuda económica a sus familiares en México en el marco de la pandemia.

El ICE no respondió de inmediato a solicitudes de la prensa.