SAN DIEGO.- La barrera de los 6 dólares por galón ha sido saltada en el condado de San Diego por los precios de la gasolina, mientras que el promedio del combustible subió al martes 15 de marzo a un récord de $5.772, en promedio.

Luego de alcanzar los precios más altos en la historia de California -donde la gasolina ha sido tradicionalmente más cara que otras ciudades del país- el precio promedio se ha incrementado en $1.028 por galón en las últimas tres semanas.

Sin embargo, de nuevo la esperanza de una eventual reducción gradual de este tope en los precios del producto se apoyaría en la disminución del valor al que se está cotizando en el mercando mundial el barril de petróleo.

De acuerdo con cifras actualizadas al martes 15 de marzo de la Asociación de Automóviles del Sur de California (AAA) y el Servicio de Información de Precios del Petróleo, tras un incremento del petroleo ‘Brent’ de exportación a $127.98 -el mayor aumento desde julio de 2008- su precio se redujo para cerrar en $102.12 por barril su cotización en la Bolsa Intercontinental.

¿Una esperanza?

Pese al histórico incremento en el precio del galón de gasolina, la buena noticia es que se aprecian menores aumentos “como resultado de que los precios del petróleo comienzan a caer”.

Las propias fuentes indicaron que que los países de los Emiratos Arabes Unidos, que son parte fundamental de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), anunciafon que aumentarían la producción de petróleo y alentarían “a otros miembros de la OPEP a hacer lo mismo”.

No obstante esta optimista expectativa sigue chocando con la realidad, generando un mercado inestable e incierto que ha empujado a incrementos de los precios registrados en bienes (mercancías) en supermercados.

Aunque choca con la realidad

Los efectos negativos causados por la invasion de Rusia a Ucrania se están resintiendo cada vez más en la economía mundial.

Un claro ejemplo de ello, de acuerdo con el economista internacional Alejandro Díaz Bautista es que el lunes 7 de marzo la moneda mexicana se depreció 2.02% y cerró por arriba de las 21 unidades de dólar, de acuerdo con datos del Banco de México.

Y recordó en este sentido que “por el lado de los precios de los energéticos y alimentos, en la cadena de suministros, la volatilidad cambiaria (de las monedas) y el aumento del costo de financiamiento, la economía mexicana resentirá los efectos del conflicto armado entre Rusia y Ucrania en 2022”.

El impacto, en los bolsillos

Como hemos señalado, el impacto en los bolsillos de los consumidores ya se habían estado resintiendo en esta región desde diciembre del año pasado y se han agudizado con el conflicto armado que tiene lugar en territorio ucraniano ante la ofensiva rusa.

Y de acuerdo con el economista Díaz Bautista “dada la implortancia de Rusia en los mercados globales de la energía y de granos, se esperan mayores alzas en los precios del petróleo o el gas natural, en bienes esenciales para el transporte, la industria, la generación eléctrica y los alimentos”.

Persiste la incertidumbre

Pese al esperanzador ‘optimismo’ expresado por voceros de la Asociación de Automóviles del Sur de California (AAA) y el Servicio de Información de Precios del Petróleo, ante la baja observada en los precios del barril de petróleo, la realidad que nos enfrentamos a un mercado muy incierto y cambiante, día con día.

Esta advertencia la podemos inferior en el mensaje escrito por el internacionalista en economía quien señala que “el precio del petróleo superó el costo de los 100 dólares por barril, algo que no pasaba desde hace siete años, mientras que hay una seria preocupación por el gas, cuyo principal proveedor en Europa es precisamente Rusia”.

Sigue la escalada de precios

Esta inquietud por la escalada de precios también se advierte en la nota que publicamos en El Latino San Diego y en la que se señala: 

Expertos sobre el comportamiento de la industria petrolera consideran que este nuevo aumento de precios de la gasolina estaría asociado con los incrementos al precio del crudo, así como una eventual escasez del suministro debido a que el comercio, los distribuidores, empresas y bancos están evitando las transacciones petroleras rusas por miedo a ser sancionados por los gobiernos de los países occidentales, en medio del conflicto armado provocado por la invasión militar rusa a Ucrania.