Decenas de solicitantes de asilo rusos formaron un campamento junto a la entrada peatonal del puerto de entrada de San Ysidro después de que la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) bloqueó su camino, pero los ucranianos pasan en cuestión de minutos.

Algunos ciudadanos rusos informaron a través de un traductor que CBP solo les informó sobre un cambio en el procedimiento, pero sin brindar más detalles.

Anton, un profesor de San Petersburgo, le dijo a El Latino que todas las familias rusas encontradas en la puerta de entrada tuvieron que huir de Rusia porque el gobierno las identificó como opositores al régimen de Putin y manifestantes contra la guerra.

“El régimen de Putin va contra los ucranianos y los rusos de la oposición”, dijo.

El cambio de procedimiento se produjo el sábado pasado cuando ya se había permitido el ingreso de algunas familias rusas y ucranianas al perímetro del puerto de entrada. Aún así, CBP les dijo que tenían que esperar en Tijuana hasta el lunes por la mañana antes de ingresar al puerto de entrada.

Luego, el lunes, los funcionarios permitieron el paso a las familias ucranianas, pero no a las rusas. Desde entonces, han acampado junto a la entrada de la puerta de entrada mientras llegan gradualmente más rusos.

El oficial de enlace de la policía de Tijuana en el retén peatonal, Aarón Partida, dijo a Chula Vista Today que “hasta donde yo sé, no los dejarán pasar (a los rusos)”.

“Ya los invitamos a ir a un albergue, para que no se queden aquí en la calle, pero no se quieren mover de aquí”.

Los rusos llegan a México con visa de turista, generalmente a la Ciudad de México o algún punto turístico, y luego vuelan a Tijuana. A diferencia de los inmigrantes ucranianos que han encontrado asistencia legal estadounidense, los rusos que acampan en el puesto de control no tienen asesoramiento legal.