El Departamento de Estado ofreció una recompensa de $10 millones de dólares por informes que conduzcan al arresto de un traficante guatemalteco de cocaína, Eugenio Darío Molina López, de 57 años de edad.

Un gran jurado en San Diego formuló cargos por conspiración y tráfico de cocaína que podrían enfrentar a Molina López, alias “El Molis”, con una sentencia de cadena perpetua y multa de $10 millones de dólares.

Molina López es el líder de un cartel guatemalteco de las drogas llamado Los Huistas, de acurdo con autoridades federales.

El sospechoso opera desde Huehuetenango, en el norte de Guatemala, de donde transporta la droga por el Pacífico al sur de California.

“El Molis” fue identificado en la Operación Unidad Guerrillera, un operativo interinstitucional para capturar a cabecillas del narcotráfico guatemalteco.

En la operación participa más de una docena de agencias federales del orden y judiciales.

La fiscalía federal en San Diego informó que la oficina de Investigaciones de Seguridad Interna (HSI) ha dirigido Unidad Guerrillera desde hace varios años.

El Departamento de Estado ofrece por su parte el premio a través de su Programa de Recompensas de Narcotráfico.

El Departamento de Estado indicó que toda información que se proporcione en la investigación quedará completamente confidencial. Los agentes y funcionarios gubernamentales no son elegibles para recibir la recompensa.

El director del HSI en San Diego, Chad Plantz, dijo “la acusación formal de Molina, el líder de Los Huistas es resultado de los esfuerzos de HSI por atacar a estas organizaciones criminales en sus niveles más altos”.

El fiscal federal en San Diego, Randy Grossman, dijo que “estamos trabajando incansablemente para desmantelar los cárteles derribando a los líderes, uno por uno, y este extraordinario caso es uno de los procesamientos por narcotráfico más significativos, completos ya gran escala de este distrito”.