Por lo menos cuatro de cada diez niños en el condado de San Diego viven actualmente en nivel de pobreza, de acuerdo con un nuevo programa que busca ayudar a esa población infantil con apoyo de dinero en efectivo a sus familias.

El programa piloto Por cada niño acaba de iniciar el National City, San Ysidro, Encanto y Paradise Hills.

El programa reconoce que en un condado tan rico como San Diego, actualmente viven unos 200,000 menores de 12 años en condición de pobreza.

Se planeta como meta reducir la pobreza infantil a la mitad para el año 2030, mediante aydua directa a la comunidad pobre con niños.

El proyecto piloto consiste en entregar $500 mensuales durante dos años a las familias que califican por su nivel de pobreza.

Se financia con 1.9 millones de dólares de presupuesto del estado de California y de la Fundación Alliance Healthcare. Lo administra Servicios Familiares Judíos.

Para calificar para el programa, las familias deberán tener niños menores de 12 años de edad y vivir en códigos portales de las zonas seleccionadas.

El mismo programa se lanzó en Stockton, al norte de California, en el 2019 con buenos resultados.

El programa dice que la pobreza “Afecta a las familias en casi todos los vecindarios’, afecta  el acceso de las familias a los recursos de la comunidad y su capacidad para salir adelante.

Cambia la forma en que los niños pueden vivir, aprender y jugar, y crea barreras para lograr sus sueños.

Pero también advierte que en un condado tan rico como San Diego, los niños no debieran crecer careciendo de lo elemental para su desarrollo.

Por cada niño establece que todos los menores merecen una alimentación saludable, una vivienda estable, atención médica confiable, cuidado infantil y educación temprana de calidad.