Los programas de asistencia para pagar renta atrasada debido a complicaciones por la pandemia cierran la próxima semana tanto el de  Chula Vista como el de ayuda y moratoria de del estado de California.

Los dos programas vencen el 31 de marzo, es el último mes de ayuda a residentes de las dos ciudades para pagar renta.

La ayuda ha durado del primero de abril del 2020 a sigue al 31 de marzo del 2022, un total de dos años, que incluyeron el peor periodo de la pandemia.

Sin la protección ante potenciales desalojos, los avisos de expulsión de residentes con retrasos podrían comenzar el viernes de la próxima semana, el primero de abril.

La ciudad de Chula Vista amplió ayuda para pagar la renta todavía a lo largo de este mes con un fondo de $6 millones a principios de marzo. La ciudad ha invertido en total $40 millones en el programa.

La organización Housing Now ha propuesto al gobierno de California que continúe la ayuda a los residentes que podrían enfrentar desalojos.

El grupo advierte que mientras que lo peor de la pandemia parece haber cedido, los residentes enfrentan ahora precios sin precedentes de renta en California.

La ciudad de San Diego continuará una moratoria de desalojo más allá del 1 de abril, para proteger a inquilinos que no pueden pagar el alquiler debido a las dificultades relacionadas con la pandemia.

El 4 de abril el ayuntamiento de San Diego planea votar una propuesta de moratoria para “desalojo son culpa”, lo que prevendrá que los residentes tengan historial que les dificultaría rentar vivienda nuevamente.

El estado de California tiene ahora una ley que impide que las rentas se disparen, pero el costo es inaccesible para muchas familias.

El precio promedio de renta en el condado de San Diego es ahora de $1,900 para apartamentos de una sola recámara, y de $2,500 para los de dos recámaras.