Unos 47,000 trabajadores de supermercados del sur de California continúen sus labores aunque el fin de semana autorizaron a su sindicato a llamar a huelga.

El sindicato de Trabajadores Comerciales y de Alimentos (UFCW) local 135 de San Diego informó que continuará las negociaciones el miércoles.

Mientras tanto la posibilidad de huelga continua latente.

El sindicato de San Diego informó que representa a unos 60,000 trabajadores y es uno de siete que están en negociaciones con las empresas de supermercados Ralphs, Albertsons, Vons, Pavilions, Stater Bros. y Gelson’s.

Los trabajadores presentaron votos a lo largo de la semana pasada y el conteo del sábado determinó “abrumadoramente” que respaldan la huelga si es necesario para presionar por mejores condiciones de trabajo.

El impasse se encuentra en que los trabajadores demandan un aumento de $5 dólares por hora trabajada en el contrato colectivo que estará vigente durante tres años, el anterior contrato venció el 7 de marzo.

Las empresas por su parte ofrecieron 60 centavos de dólar de aumento por hora de trabajo.

Los dirigentes de los siete sindicatos, desde la región central de California a la frontera con México insisten en que esa cantidad es insuficiente, especialmente ante la inflación y después de la pandemia.

Los beneficios de salud continuarían como estaban en el anterior contrato.

Patty Figueroa, trabajadora de Albertsons, dijo que “cada día es mucho trabajo duro y apenas alcanza el dinero para pagar las facturas. No quiero vivir de cheque en cheque”.

Opinó que “estas empresas obtienen muchos beneficios de nuestro arduo trabajo y violan nuestros derechos. Necesitan hacerlo mejor para nosotros”.

Por su parte, el sindicato advirtió que “Durante los últimos dos años de la pandemia, fue el arduo trabajo y el sacrificio de nuestros miembros lo que ayudó a estas mismas empresas a obtener miles de millones en ganancias”.

Dijo que a medida que continúan las negociaciones, todos nuestros sindicatos locales se comprometen a obtener un contrato que refleje todo lo que estos trabajadores esenciales de supermercados han contribuido a sus empleadores, sus clientes y sus comunidades