Una corte federal sentenció a 20 años de prisión a Michael Jonathan Mefford, de 24 años y residente de Chula Vista, por vender pastillas con fentanilo que causaron la muerte de un joven de 20 años en el 2018.

La víctima, también de Chula Vista e identificado solamente como JP, pereció por sobredosis de fentanilo.

Mefford admitió que vendió las píldoras a JP el 29 de octubre de 2018 y que sabía que estas píldoras contenían fentanilo.

Mefford también admitió que la sobredosis y la muerte de JP fueron causadas por las píldoras mezcladas con fentanilo que JP le compró a Mefford.

Finalmente, Mefford admitió que transportó cantidades de metanfetamina de varios kilos de San Diego a Kansas. Una vez en Kansas, Mefford distribuyó la metanfetamina a varias personas.

Detectives del Equipo de Control de Narcóticos de Chula Vista junto con agentes especiales de la Administración de Control de Drogas (DEA)  y de Seguridad Nacional (HSI) dirigieron la investigación sobre la muerte de JP y rápidamente identificaron a Mefford como la fuente de las píldoras fatales.

De acuerdo con la sentencia, Mefford ofreció píldoras recetadas falsificadas a la venta a través de plataformas de redes sociales y vendió hasta 500 píldoras.

La venta de esas pastillas no solo provocó la muerte de JP, sino también de otra sobredosis en que la víctima sobrevivió.

Mefford continuó vendiendo píldoras falsificadas durante meses después de ambas sobredosis.

El fiscal federal Randy Grossman advirtió que “si usted es un traficante de drogas que vende píldoras y esas píldoras resultan en la muerte, será responsable de esa muerte”.

La agente especial de la DEA, Shelly S. Howe dijo sobre el fentanilo que “una pastilla puede matar. Una pastilla puede devastar a una familia. Y una pastilla que causa la muerte puede enviarte a prisión por muchos años”.

Michael Mefford enfrentaba la cadena perpetua por distribución de fentanilo y distribución que causaron la muerte. Su sentencia fue menor porque se declaró culpable de los cargos.