En la Boleta Electoral de noviembre, la medida de rechazo al llamado impuesto sobre kilometraje

SAN DIEGO.- Si para el próximo 26 de abril los simpatizantes de la organización Reform California  logran superar 1.2 millones de firmas podrían forzar una votación electoral sobre lo que han llamado “impuesto al kilometraje”, durante las elecciones de noviembre de este año.

Buscando que su iniciativa que han llamado “Ley de Protección al Contribuyente” consideran que “estamos muy cerca de forzar una votación” y que su propuesta sea incluida en la boleta del mencionado proceso electoral.

Destaca en el mismo sentido el reporte de prensa difundido por California Reform que “un voto público sobre cualquier impuesto especial, como los impuestos a la gasolinea, y prohíbe que los politicos manipulen los títulos de las boletas sobre las medidas de aumento de impuestos”.

El líder de California Reform durante un ‘rally’ de oposción al incremento de impuestos. Foto-Cortesía: California Reform.

“Esto es un cambio de juego en nuestra lucha para poner fin a los constantes aumentos de impuestos en California”, se indica.

Y aunque son optimistas de poder obtener las firmas requeridas para que la iniciativa se incluya en las boletas electorales de noviembre de este año, se accepta en el comunicado de prensa que “todavía nos faltan y solo nos quedan dos semanas en nuestra campaña de firmas en todo el estado”.

Se agrega que la victoria de la republicana Laura Lothian para formar parte del Concilio de La Ciudad de La Mesa, California, una ciudad predominantente Demócrata,se habría debido en mucho a la campaña llevada a cabo por Reform California, que “la respaldó” en pasada contienda electoral.

“Obtuvo una victoria decisiva después de hacer que la campaña gyrase completamente en torno a la controvertida propuesta del impuesto sobre el kilometraje ofrecida por los demócratas”, se afirma.

“Los politicos de California tienen una adicción al gasto, y ningún aumento de impuestos será lo suficientemente grande como para satisfacer su hábito”, se afirma en el sitio de dicha organización que simpatiza con el Partido Republicano.

Y agrega que “las familias trabajadoras de California ya están luchando con un alto costo de vida y los politicos estatales y locales lo están empeorando al tratar constantemente de aumentar los impuestos”.

En el mismo sentido, Reform California destaca que el llamado estado dorado, “ya tiene el impuesto sobre la renta más alto, el impuesto sobre las ventas más alto, el impuesto sobre la gasoline más alto y algunos de los impuestos sobre la propiedad más altos del país”.

Y concluye: En resumen, no hay absolutamente ninguna razón para la que debamos aumentar los impuestos en California. Es por eso que la principal prioridad de Reforma California es derrotar cualquier aumento de impuestos que se proponga a nivel estatal o local”.

Y luego destaca lo que anticipa como “aumento de impuestos actuales contra los que estamos luchando”.

Un impuesto sobre el patrimonio, impuesto a la propiedad (Derogación de la Proposición 13, “que protege a los propietarios de aumentos masivos de impuestos; un impuesto sobre las mudanzas fuera del estado”.