Cuando los ucranianos cruzan la frontera como refugiados, lo primero que conocen es la hospitalidad de Chula Vista.

A los ucranianos “les ayudamos en la frontera y, en cuento cruzan, los traemos a nuestra iglesia a que se alojen o vayan a alojarse con familias de Chula Vista”, dijo a Chula Vista Today el pastor Phill Metzger, de la iglesia Calvary San Diego.

“Lo primero que conocen al entrar a Estados Unidos es que en Chula Vista les damos ayuda y dignidad”, dijo Metzger.

Mientras las familias ucranianos comparten unos días con las de Chula Vista, la iglesia ayuda a contactar a sus familiares inmigrantes ucranianos en Estados Unidos, luego les asiste para comprar boletos y les lleva al aeropuerto de San Diego o a la estación del tren para que sigan su viaje.

La iglesia ha servido como centro de apoyo una semana y ahora llama urgentemente a voluntarios para todo tipo de tareas.

El pasado fin de semana cruzaban la frontera pequeños grupos de ucranianos, pero desde Polonia se ha formado un corredor por el que vienen a México, donde no necesitan visa, luego vuelan a Tijuana y cruzan la frontera a pie con permisos humanitarios.

De acuerdo con un recorrido de Chula Vista Today por el puerto de entrada de San Ysidro del lado de Tijuana y la información del pastor Metzger, el sábado había más de 700 ucranianos en un campamento improvisado cerca dela garita a la espera, por turnos, para cruzar a California.

“Estamos seguros que el flujo de ucranianos va a aumentar. Tienen un país hermoso y no quieren abandonarlo, pero la guerra les hace huir, y aquellos que tienen familiares en Estados Unidos prefieren venir con ellos; Polonia ya tiene cuatro millones de refugiados”, dijo Metzger, quien estuvo en Varsovia hace dos semanas para coordinar ayuda. Mientras que la iglesia en el 1771 de East Palomar necesita todo tipo de voluntarios para ayudar y alojar a los ucranianos, la ayuda que necesitan más urgentemente es la de traductores e intérpretes entre ucraniano, ruso e inglés.