WASHINGTON, D.C.- Ketanji Brown Jackson fue confirmada por el Senado de Estados Unidos como la primer mujer negra en formar parte de la Corte Suprema.

Por 53 votos a favor y 47 en contra, Brown, quien fue nominada al cargo por el presidente Joe Biden reemplazará en el cargo al Juez Stephen Breyer, que se retira tras cumplir 83 años de edad.

De acuerdo con la historia de la Suprema Corte, Ketanji -quien observó en compañía del presidente Biden la votación de los miembros de la Cámara Alta- es la magistrado 116  y la primera de color en ocupar esta importante responsabilidad.

En un dato significativo es que 3 de los votos favorables a la nueva Juez de la Suprema Corte de Justicia de la Nación fueron de parte de legisladores republicanos.

El Líder de la Mayoría Demócrata, Chuck Shumer, D-N.Y., afirmó que “este es un gran momento para la Juez (Brown) Jackson, pero es un momento más grande para Estados Unidos, en la medida que avanzamos hacia una Unión más perfecta”.

En la trayectoria de la nueva Juez de la Suprema Corte de Estados Unidos destaca el haber servido el año pasado en el Circuito de Washington D.C., donde se desempeñó como miembro del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Posteriormente ocurrirían varios casos de represión y abuso policiaco en los casos de afroamericanos que costarían lavida de Michel Brown, Eric Garner, Tamir Rice, Eric Harris. Walter Scott. Jonathan Ferrell. Sandra Bland, Samuel Dubose, Fredie Gray y George Floyd, entre otros.

La confirmación de Ketanji Brown, como el de los otros ocho miembros que integran la Suprema Corte, es por ley vitalicio  y ocurre en el contexto y teniendo como antecedente el creciente movimiento social en el país llamado Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan, surgido en 2013), tras la absolución de George Zimmerman en la muerte por un disparo de bala del adolescente afroamericano Trayvon Martin.

También cuenta con experiencia previa en su función como vicepresidenta y comisionada de la Comisión de Sentencias de Estados Unidos, como defensora pública federal, asistente legal del poder judicial federal, incluido del juez Breyer.