SAN DIEGO.- La falta de atención especializada en pacientes que sufren de males cardíacos congénitos fue por mucho tiempo una penosa y preocupante realidad en San Diego.

De acuerdo con el Departamento de Comunicación de la Universidad de California San Diego, esto ha cambiado afortunadamente desde que los médicos de UC San Diego Health “lanzaron el programa de enfermedades cardíacas congénitas en adultos para atender a los pacientes adultos con enfermedades cardíacas congénitas que califican en la región”.

Para que el plan tuviera éxito al corresponder a los pacientes desde que son niños, se asociaron, precisamente, con el hospital Rady Children’s Hospital San Diego (Hospital de los Niños).

Primer centro de atención integral

Conforme a  la fuente información de UCSD, el programa recibió la acreditación de la Asociación de Cardiopatias Congénitas en Adultos (ACHA, por sus siglas en inglés), como el primer centro de atención integral de de esta enfermedad, en San Diego.

UC San Diego Health destaca, a manera de ejmplo, el caso del paciente adulto MacKinizie Peregoy, quien salvo su vida a través de este programa proyectado para ampliarse, pues se trata, de aucuerdo con la fuente de información, del único programa de tratamiento de cardiopatías congénitas para adultos de la región.

MacKinzie se indica que “tenía solo dos meses cuando se sometió a una cirugía a corazón abierto por primera vez. Un procedimiento que volvería a experimentar a los dos años (de edad) y una vez más a los 22”; es decir, ha sido intervenido en tres ocasiones.

La estadística

Se agrega que el paciente “nació con un defecto cardíaco congénito que afecta a uno de cada 100 bebés nacidos en los Estados Unidos”.

“Nací azul”, describió MacKinzie, “me llevaron de urgencia a la UCIN, inmediatamente despúes de nacer, mientras los médicos le explicaban a mis padres lo que sucedió”.

Se precisó que como su nombre lo indica, “la cardiopatía congénita está presente al nacer (y) es causada por una malformación del corazón del bebé mientras está en el útero” (de la madre).

Se agrega que “los defectos pueden involucrar las válvulas dentro del corazón, las paredes interiores del órgano y las venas y arterias asociadas con el corazón”.

“La mayoría de los bebés que nacen con cardiopatías congénitas requieren (de) multiples operaciones durante la infancia para garantizar la superviviencia y la posibilidad de llegar a la edad adulta”, se afirma en la publicación del sitio de internet de UCSD Health.

Destaca que en el caso específico de MacKinzie Peregoy, la anomalía cardíaca no la detuvo, sin embargo, para realizar actividades y ofrecerle una infancia lo más cercana a la posible normalidad.

“Aprendí a ser consciente de mis límites”

Y narró: “Seguía hacienda cualquier actividad que quería, solo que cada vez que me cansaba, tomábamos descansos. En todas las circunstancias, tuve una infancia normal, pero aprendí a ser consciente de mis límites y escuchar a mi cuerpo”, relató el disciplinado paciente.

Señaló en este sentido que una de las actividades deportivas que más se le acomodaba a su condición de salud fue el practicar golf, pues “era un deporte que podia hacer fácilmente, incluso con mi falla cardíaca. Eso fue genia para mi y para mi salud mental”; (ya que) “todavía podia practicar un deporte y divertirme como un niño”.

La trascendencia del programa de salud

Tradicionalmente, se recordó, por esa falta de atención especializada en los adultos, era frecuente que los pacientes con defectos cardíacos congénitos permanecieran con su cardiólogo pediátrico durante toda su vida, lo que explica por si solo la importancia de este programa desarrollado por UC San Diego Health en asociación con Rady Children’s Hospital.

Sobre ello, el Médico Cardiólogo Laith Alsawabkeh, director del Programa de enfermedades cardíacas conngénitas del Instituto Cardiovascular de UC San Diego Health, dijo:

“A través de nuestra asociación conjunta con Rady Chidren’s Hospital, nuestro programa garantiza una atención cardíaca congénita adecuada y de por vida para los habitantes de San Diego”.

Y se pone como ejemplo que siendo nativo de San Diego, Mackinzie ha recibido tratamiento en Radys Children’s desde su Nacimiento. Ahora tiene 29 años y recientemente se transfirió al programa para adultos de UC San Diego Health.

“La transición ha sido increíble”

Al respecto el paciente expresó: “Si bien fue difícil cambiar algo que he conocido toda mi vida, la transición ha sido incredible; siempre estaré vinculado con mi equipo pediátrico, pero ha sido refrescante ser visto por un cardiólogo que solo trata adultos. Finalmente estoy siendo visto como un adulto”.

En este sentido, el Departamento de Comunicación de UCSD San Diego Health recuerda que “los pacientes con cardiopatias congénitas requieren atención cardíaca especializada en adjultos para abordar necesidades de salud complejas a lo largo de sus vidas”.

Y resalta que “el programa de enfermedades congénitas en adultos es el único en su tipo al sur de Los Ángeles”, (pues) “cuenta con un equipo multidisciplinario de cardiólogos, cirujanos, cardiólogs intervencionistas de congénitas, especialistas en imágenes, anestesiólogos, enfermeras, coordinadores y trabajadores sociales”.

Pero se aclaró que este grupo interdisciplinario de médicos especializados en enfemedades cardíacas congénitas en adultos también colabora con cardiólogos de tod el condado de San Diego.

Fuente de información: UC San Diego Health.