SAN DIEGO.- Líderes de los sectores público y privado de San Diego afirmaron su compromiso de continuar apoyando el crecimiento y desarrollo económico y social, y procurar revertir los devastadores impactos causados por la pandemia de COVID-19.

Teniendo como escenario las instalaciones de YMCA Jack Robinson Family San Diego COUNTY, se hizo un recuero de las metas fijadas para el año 2030, entre las que destacan como prioridades: La promoción “de más empleos de calidad, talento calificado y hogares prósperos en San Diego” acorde con la demanda de la región.

Julián Parra, presidente de la junta directiva  San Diego Economic Development Corporation, (EDC), y ejecutivo regional de la División de Banca Comercial de Bak of America, adelantó que “el análisis reciente de EDC subraya el impacto significativo de la pandemia en las comunidades de escasos recursos y las pequeñas empresas de San Diego”.

“Dar un paso adelante”

Y consideró el directivo bancario que “para impulsar un cambio económico significativo, un conjunto diverso de partes interesadas debe dar un paso adelante o los problemas que enfrenta nuestra economía (escasez de talentos, brechas de habilidades y el costo de vida en aumento) desafiarán aún más la competividad económica de San Diego”.

Por su parte, Jennie Brooks, vicepresidenta senior de BOOZ Allen Hamilton y vicepresidenta de EDC, resaltó que “con más de 1,200 empleados de San Diego, entendemos la importancia de que los grandes empleadores fomenten una fuente de talento sólido, que pueda permitirse y prosperar aquí”.

Mejorar sus habilidades

Agregó en este orden de ideas que “estamos comprometidos a promover estos objetivos asesorando a la próxima generación de mujeres líderes, a través de asociaciones con organizaciones locales como Girls Scouts San Diego; crear oportunidades a través de nuestra iniciativa Tech Workforce para ayudar a los veteranos militares a desarrollar sus experiencias y mejorar sus habilidades en carreras tecnológicas de calidad; y brindando la flexibilidad que los empleados necesitan en el entorno dinámico de trabajo y vida de hoy”.

Por su lado, Nora Vargas, vicepresidenta de la Junta de Supervisores del Condado de San Diego, coincidió en que “el Condado comparte un profundo compromiso con el marco descrito por EDC”.

“Lograr una recuperación económica equitativa”

Y ejemplificó al respecto que “para ayudar a regionalizar estos objetivos de Crecimiento Inclusivo, ha creado la Oficina de Prosperidad Económica  y Desarrollo Comunitario, que priorizará inversiones significativas en nuestras comunidades y mejorará nuestros negocios locales”.

Destacó en el mismo contexto que “nuestro trabajo inclusivo se centra en lograr una recuperación económica equitativa que asegure la prosperidad para todos los habitantes de San Diego”.

Enfocados “en la inclusión y diversidad de nuestra región”

En entrevista posterior con El Latino San Diego acerca de su exposición en el evento dijo que el mismo fue “muy enfocado en la importancia de la inclusividad y la diversidad de nuestra región”.

“Tenemos que encontrar esa intersección entre los diferentes temas que manejamos y empezar a verlo todo estratégicamente como una región, en temas como son vivienda, salud pública, y todos los temas que manejamos cómo van a impactar a las comunidades en general”.

“Una recuperación económica que
ponga a las personas en primer lugar”

Por su lado, el Concejal Raúl Campillo, presidente del Comité de Desarrollo Económico y Relaciones Intergubernamentales, dijo estar comprometido “a marcar el comienzo de una recuperación económica que ponga a las personas en primer lugar y permita que las empresas prosperen al tiempo que garantiza que los trabajadores estén debidamente atendidos”.

Y anticipó que para poder lograr ese objetivo se deben abordar, primeramente, “los factores que dificultan cada vez más que las personas que las familias vivan y prosperen en nuestra ciudad y en nuestra región”.

“Lo que muchos habitantes de San Diego no pueden pagar”

Entre dichos factores enumeró como prioritarios “los costos de vivienda, alquiler, costos de transporte y tránsito, y cuidado de niños”. Y concluyó: “Estos son los gastos mensuales que muchos habitantes de San Diego no pueden pagar”.