SAN DIEGO.- La Universidad de California, San Diego (UCSD, por sus siglas en inglés) forma parte de un ensayo a nivel nacional con el cual se pretende explorar la efectividad de nuevas vacunas para las variantes de COVID-19.

De hecho, UCSD se unió a un ensayo clínico de la Fase II con el que se pretende evaluar diversas vacunas de refuerzo COVID-19 adicionales. En sí, el ensayo clínico pretende saber si diferentes regimens de vacunas son capaces de extender las respuestas inmunitarias en adultos quienes ya recibierpn una serie de vacunación primaria y la primera vacuna de refuerzo (booster shot).

La Universidad local destacó que el estudio se identifica con el nombre de Ensayo de Panorama Inmunológico Variante COVID-19 (COVID-19 Variant Inmunologic Ladscape trial o simplemente COVAIL, por sus siglas en inglés).

El ensayo, se informó, es patrocinado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), una división del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y es financiado por medio de un contrato con el Laboratorio Nacional de Investigación delk Cáncer de Frederick, operado por Leidos Biomedical Research en Frederick, Maryland.

La preocupación

Se indica, en esencia, que no obstante la disminución de la protección contra infecciones y enfermedades leves durante la ola de Omicron, las vacunas contra la COVID-19 disponible en los Estados Unidos, hasta ahora han mantenido una protección duradera contra la COVID-19 grave.

Sin embargo, “la preocupación es que las variantes futuras puedan evadir la protección proporcionada por las vacunas COVID-19 actualmente disponibles”.

Y se ejemplifica que los fabricantes de vacunas contra el COVID 19 pueden ajustar sus vacunas prototipo para hacer frente a variantes específicas, un proceso similar a cómo los fabricantes actualizan las vacunas contra la influenza estacional cada año para atacar las cepas circundantes.

El desafío

No obstante, se reconoce en el estudio-ensayo que “sigue siendo un desafío predecir si, cuándo y dónde surgirán nuevas variantes de COVID-19 y cómo afectará a la población”.

Susan Little, professor en medicina de la Faculta de Medicina de UC San Diego consideró que “la aparición de variantes del SARS-CoV-2 ha desafiado la eficacia de las vacunas preventivas disponibles”. “Está claro”, dijo, “que necesitamos aprender más sobre cómo podemos adaptar las vacunas para que coincidian con las variantes circulantes y ampliar y optimizer la cobertura inmunitaria de las variantes existentes y emergentes”.

Y precisó en el mismo orden de ideas que “el estudio COVAIL evaluará la seguridad y la inmunogenecidad de dosis adicionales de prototipos y variantes de vacunas candidatos en participantes previamente vacunados con o sin infección previa por SARS-CoV-2”.

Busca contrarrestar nuevas variantes

La profesora en Medicina dijo asimismo que el ensayo plantea la evaluación las respuestas inmunitarias innata, celulares y humorales (la presencia de anticuerpos en la sangre) para informar sobre cómo cambiar la respuesta inmunitaria para cubrir nuevas variantes a medida que surjan”.

Y advirtió que en caso de llegase a surgir una nueva variante que se asemeje más al SARS-COV-2 ancestral o, por ejemplo, a la variante Delta, existiría la probabilidad de que una vacuna específica de Omicron no ofreciera una protección suficiente.

El historial de vacunas previas, un factor

Además, anticipó, que la respuesta que pudiera ofrecer el organismo de una persona a las vacunas de refuerzo podría verse afectada por el historial de infecciones y vacunas previas (o ambos) y el tipo de vacunas contra el COVID-19 recibidas.

Se indicó finalmente que para mayor información sobre la manera en que la población puede participar en el ensayo de COVAIL en San Diego, visitar la Red de Prevención de COVID-19 de San Diego en www.covidvaccinesd.com o llame al 619-695-4371.
 Fuente de información: UC San Diego Health