La Administración General de Servicios (GSA) inauguró este martes una ampliación de la capacidad inspección, de 9 a 16 puertas simultáneas, en la principal garita comercial de la frontera de California, Otay Mesa.

La ampliación de la zona de inspección a camiones comerciales es la primera de dos fases en Otay Mesa.

La segunda parte está prevista para concluir en la primavera dl 2023 y consiste en ampliar de 6 a 12  al número de puertas de entrada peatonales, de acuerdo con la Administración General de Servicios (GSA) espera concluir en la primavera del 2023.

El proyecto en Otay Mesa, contrasta notablemente con acciones la semana pasada en la frontera de Texas, donde el gobernador Gregg Abott ordenó innecesafias sinspecciones secundarias que retrasaron el ingreso de camiones desde México hasta por 30 horas.

El congresista Juan Vargas dijo en Otay Mesa que “esa es la diferencia entre Texas y nosotros, nosotros preferimos trabajar conjuntamente con México en proyectos que beneficien a ambos lados de la frontera y no ocasionar pérdidas millonarias a ambos lados”.

De acuerdo con estadsticas de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) luego de la pandemia la garita comercial de Otay Mesa tuvo un repunte en el número de camiones que cruzan a California y ahora alcanza en promedio diario entre 3,800 a 4,200 entre semana.

El año fiscal anterior, que terminó en septiembre, cruzaron más de un millón de camiones comerciales por Otay Mesa.

Se traduce en una recuperación de 108 mil camiones luego de que, debido a la pandemia, en el año fiscal anterior el número había descendido  51 mil camiones.

El cónsul de México en San Diego, Carlos González Gutiérrez, dijo durante la inauguración que además del creciente número de camiones de carga comercial que cruzan, “durante la pandemia se incrementaron las exportaciones mexicanas de artículos médicos y de componentes electrónicos comerciales”.

Por su parte el director nacional de operaciones de campo de CBP, Pete Flores, dijo que mientras que los agentes aseguran la frontera contra el tráfico de drogas y de personas y agilizan en cruce legítimo de mercancías y personas, al mismo tiempo aseguran alimentos porque “la economía también es seguridad nacional”.

La nueva instalación no entró completamente en operaciones este martes debido a que al lado mexicano, en la garita de la Mesa de Otay, el gobierno de México todavía necesita contratar personal suficiente para tomar el flujo de camiones de carga.

El financiamiento de 31 millones de dólares para la ampliación de la garita comercial de Otay Mesa tuvo aprobación bipartidista.