SAN DIEGO.- El viernes 6 de mayo será una fecha histórica para la comunidad de National City, pues después de 30 años regresa a la icónica Highland Avenue la concurrencia de los vehículos llamados ‘Lowriders’, con un permiso ‘de prueba’ de 6 meses (el primer viernes de cada mes), condicionado por los miembros del Concilio de la Ciudad.

El desfile (de ida y vuelta) de estos simpáticos vehículos, llamados también ‘bajitos’ o ‘ranitas/arranados’’ está programado para efectuarse de las 6 pm. a las 9 pm, desde la la 30 th a la 4th.

Marcos Arellano, co-presidente de United Lowrider Coalition (Coalición Unida de Lowrider), consideró que este evento tiene un especial significado para la comunidad latina pues representa muchas cosas positivas y representa reúne a  los compañeros de la infancia, de la escuela, la unidad de la familia y la nostalgia.

 Nativo de Tijuana, el entrevistado comparó este evento con el tiempo en que los carros antiguos iban y venían por la famosa Avenida Revolución, de la vecina ciudad.

Una tradición familiar
que se ha conservado

Destacó en este sentido que la tradición de los ‘Lowriders’ se ha conservado porque los abuelos, los padres, los hijos, los hermanos, los tios, etcetera, se pasan la voz: “Mi tío tiene o tenía un Lowrider, que suave…” y la familia se siente orgulloso de esto”.

Marcos, a quienes sus amigos lo conocen como ‘Rabbit’ o ‘El; Conejo’ reconoció, sin embargo, que por la inexperiencia, la inmadurez y falta de responsabilidad de algunos jóvenes en el pasado se cometieron errores y se excedió en beber alcohol, manejar sin precaución y exponiendo a los demás y violando la ley y en pleitos entre grupos de pandillas entre barrios, mucha gente hizo “desmadre’ .

Pero hoy, dijo Arellano, las circunstancias son muy  diferentes, comparó, al señalar que aquellos jóvenes adolescentes son ahora adultos responsables, padres de familia que trabajan y que saben la importancia “de portarse bien”.

Una reunión histórica fue la efectuada la segunda semana de marzo con la asistencia con los principales representantes de la Coalición Unida de Lowriders. Foto-Cortesía: Cuenta de facebook de Jovita Arellano.
“No somos niños y sabemos comportarnos”

Con evidente orgullo recordó que hace unos cuantos días se reunieron los presidentes y vicepresidentes de los diferentes clubes que integran la Coalición (alrededor de 50 miembros, incluyendo de Oceanside) y en un ambiente de franca camaradería, acordaron la manera en que apoyarán para tratar de que todo se desarrolle en orden y con respeto a las leyes y a los demás; que sea un evento familiar, además de que se dispondrá de  bolsas para recoger la basura que en este tipo de eventos masivos se genera.

Apasionados conductores de vehículos ‘Lowriders’ como Marisa Rosales, Aída Castañeda, Jovita Arellano, Marcos Arellano “Rabitt”, Alberto Pulido, Sofía Toral, Deanna García, Donnie Taylor, Vicente Palacios, Teresa Garza, Xavier the Xman, Ron Brady, Sherry Yafuso, Henry Joiner, Norma Acosta, Rubén Covarrubias, Nonnie Samano y Mike Arenas, entre otros muchos, fueron invitados a esta histórica reunión previa al ‘Cruiser’ del 6 de mayo.

“No somos niños y sabemos comportarnos”, resumió en su respuesta el entrevistado vía telefónica al señalar que no es con regaños ni advertencias de los agentes como se logra el respeto, sino con educación y conciencia.

Se reunirán con estudiantes
de Sweetwater High School

Y  en este mismo sentido de las palabras, el co-presidente de la Coalición Unida Lowrider pasó a los hechos, pues Marcos anticipó que tienen programado reunirse, de las 4:00 de la tarde en adelante, con estudiantes de Sweetwater High School (ubicada en la esquina de la 30 y Highland Avenue).

Indicó que durante la misma se informará a los (las) jóvenes sobre el propósito de este evento, su importancia, su historia y la tradición que significa para las familias y la comunidad de National City.

La historia de la primera multa

Marcos destacó también que la historia registra la infracción o multa que un agente de policía levantó en el pasado a la miembro del grupo Marisa Rosales por manejar un lowrider, lo cual unió a los miembros que demandaron respeto a su tradición cultural y su pasión por estos vehículos.

Vale hacer mención que en una entrevista publicada por una revista especializada Marisa, quien nació en la ciudad de Los Ángeles en la década de los 70, pero pasó los primeros 7 años de su vida en Tijuana, recordó que allá vivía en una vecindad en las que tenía próximo a su casa un Taller de Carrocería o ‘Body Shop’ y un Taller Mecánico (Mechanic Shop).

Incluso, ejemplificó  Marcos Arellano, de estos 50 miembros de la Coalición, algunos son ex policías retirados, ex empleados de Caltrans y Tránsito que tienen pasión por estos carros y entienden esta tradición y comparten el gusto por los ‘Lowriders’.

“Nada invita al turismo”

Al preguntarle si de extenderse el actual permiso condicionado de 6 meses, podría este evento convertirse en un factor de derrama turística para National City, señaló que durante el desarrollo de los mismos las personas acuden a restaurantes a consumir.

No obstante reconoció que al haber muy pocos hoteles y la falta de atractivos por lo que “nada invita al turismo”, con excepción de los restaurantes, hace difícil de poder retener a los visitantes y al turismo local.

Ejemplificó que mientras en Chula Vista se ha aprovechado un brazo de playa o en la ciudad de San Diego, en el caso de National City no hay sitios para que las personas acudan, pues solo se encuentran los barcos de la naval, lo que representa un desafío para las autoridades gubernamentales locales y el Puerto de San Diego.

“Estamos listos para divertirnos”

Respecto a la reunión que los representantes de la Coalición sostuvieron con la alcaldesa Alejandra Sotelo Solís dijo que los escuchó, dándoles  el tiempo suficiente para que plantearan su solicitud de que se quitara la prohibición de la llamada Ley “No Cruice Ordinance”, que estaba vigente desde 1992, y pudiendo dialogar (por teléfono) con el jefe de Policía de National City, José Téllez.

“Estamos listos para divertirnos”, expresó emocionado Marcos Arellano.