SAN DIEGO.- La región San Diego gastó  en el año fiscal reciente (Ejercicio Fiscal de 2021), $2,450 millones en seguridad pública.

Dicha información la dio a conocer la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG), que adelantó que ello representó una reducción de 3% en comparación con el año anterior (2020).

La organización que reune en su seno a las 18 ciudades del condado de San Diego reconocer que, en muchos casos, las disminuciones en el gasto pueden atribuirse a los impactos de la pandemia de COVID-19.

La pandemia, una factor de peso

Una razón sería, de acuerdo con SANDAG, el hecho de que  por la pandemia hubiera menos eventos magnos o grandes para vigilar y administrar, y presupuestos y salarios de las ciudades, ‘congelados’.

La Doctora Cynthia Burke, directora senior de ciencia de datos de SANDAG puntualizó que este reporte refleja la información más reciente sobre el gasto en seguridad pública en la región San Diego.

Medidas “de precaución”

“SANDAG está en una posición única para recopilar datos en todas las jurisdicciones”, dijo, “para ayudar a informar a los tomadores de decisiones y continue examinando las estrategias de seguridad pública y las discusiones sobre cómo servir mejor hoy a la región y para las generaciones futuras”.

Conforme al reporte de la agencia, la mayoría de las agencias de seguridad pública coincidieron en que tomaron medidas presupuestarias de precaución para contrarrestar los impactos potenciales de la pandemia en los ingresos y presupuestos futuros provenientes del impuesto sobre las ventas.

Y concluye que esto incluyó la reducción o eliminación de gastos y “la promulgación de congelamientos temporales de contratación”.

La delincuencia alcanza a los propios agentes que la combaten

Vale hacer mención respecto a estos datos difundidos por SANDAG, que la propia policía de San Diego ha sido víctima de la violencia, como lo confirma el monumento en memoría de los agentes caidos en cumplimiento de su deber, siendo el caso más reciente el de Jonathan de Guzmán, de 43 años de edad, asesinado a finales de mayo de 2016, en el 3700 de la manzana de Acacia Grove Way en la comunidad de Southcrest. Por este crimen se encuentra actualmente arrestado bajo la acusación de asesinato a un oficial de policía, José Michael Gomez, de 60 años de edad.