SAN DIEGO.-  “La mayoría de los empleadores (61%) necesitan apoyo de capital”. (Y) “más de la mitad de los que tienen necesidades de capital son los empleadores más pequeños con menos de 5 empleados”.

Ello se da a conocer en una encuesta realizada la organización San Diego Regional Economic Development Corporation, EDC, por sus siglas en inglés) (Corporación de Desarrollo Económico Regional de San Diego), efectuada en el primer cuatrimestre en que surgió el brote de COVID-19 en California, hace dos años.

“Pocas empresas han cerrado permanentemente, pero los cierres temporales están aumentando”, a causa de la pandemia de COVID-19, se indica en los resultados de la encuesta efectuada entonces.

De acuerdo con la organización “se destacaron tres tendencias según lo que nos dijeron los empleadores durante las primeras cuatro semanas de la encuesta”.

Se encuestaron 692 empresas

“Estos hallazgos se basan en las respuestas de 692 empresas en toda la región de San Diego”,se indica.

“Solo alrededor del 1% de los encuestados ha cerrado permanentemente su negocio”, se puntualiza en los resultados de la encuesta, “pero el 42% ha cerrado temporalmente sus operaciones”.

“Esto es alentador”, se afirma, “ya que la cantidad de cierres de negocios locales podrían tener una relación directa con el ritmo de recuperación con el ritmo de recuperación una vez que la crisis de COVID disminuya”.

Los ramos de actividad

Y se agrega: “Las empresas que han cerrado sus puertas permanentemente se encuentran en una variedad de industrias, que incluyen biotecnologías y productos farmacéuticos, tecnologías limpias, alimentos y bebidas, manufactura, servicios profesionales y venta minorista”.

“Las industrias vulnerables esperan que continúen los impactos en los ingresos”, se precisa. (Y) “las industrias en San Diego más vulnerables a los efectos de las políticas destinadas a contener la propogación del virus incluyen artes y entretenimiento, alimentos y bebidas, comercio minorista y turismo”.

“En comparación con cuando comenzó la encuesta a mediados de marzo (de 2020), más empresas en estas industrias esperan cada vez más que se produzcan impactos en los ingresos durante los próximos 1 a 3 meses, en lugar inmediatamente”, señaló.

“Podría durar más de lo esperado”

“La percepción por parte de los dueños de negocios de que el dolor económico y financiero de la crisis podría durar más de lo inicialmente esperado probablemente se reflejará como una moratoria efectiva sobre la inversión empresarial y la contratación a corto plazo”.

Lo interesante es que esto se anticipó desde mediados de abril de 2020 cuando se dieron a conocer los resultados de la encuesta.

“En comparación con los resultados de encuestas anteriores”, se añade en el document de interpretación de la encuesta mencionada, “más (empresas) expresan interés en la financiación y el capital para hacer frente a los déficits de ingresos masivos asociados con COVID-19”.

Afectaría a más de 370 empleadores

Y anticipa el resultado de la encuesta que “los impactos son amplios, ya que “379 patrones planean eliminar 14,524 puestos de trabajo; 68% de su fuerza laboral combinada”.

“Las pequeñas empresas están adoptando el trabajo remoto.(Y) z”más del 85% de las empresas con trabajadores remotos son pequeñas empresas. En general, el 42% de los empleadores encuestados tienen empleados que trabajan de forma remota”.

“Algunas empresas todavía están contratando. Más del 11% de las empresas aún planean cubrir puestos. Casi el 19% de estas empresas que aún contratan están en las industrias de servicios profesionales”.

Pérdidas de ingresos

“Más del 86% de las empresas en San Diego esperan ver pérdidas de ingresos a raíz de COVID-19, según una encuesta de impacto económico en la economía de San Diego”.

Y se concluye que “de los 360 empleadores que planean reducir personal” (en el sector industrial), el 80% se encuentran en las industrias de alimentos y bebidas o turismo”.

Pequeñas empresas, las más afectadas

“Los impactos son inmediatos”, se destaca, ‘casi el 94% de los empleadores que anticipant reducciones de personal y dos tercios de lo que esperan disminuciones de ingresos esperan esos golpes dentro de 30 días”.

“Los impactos afectaron de manera desproporcionada a las pequeñas empresas. Los empleadores con ingresos anuales inferiores a $1 millón anticipan pérdidas promedio en los ingresos de casi el 70%, en comparación don una pérdida promedio del 51% para las empresas que ganan más de $1 millón al año”, se concluye respecto al resultado de la encuesta de San Diego Regional Economic Development Corporation. Sin embargo, aunque muchas empresas no se han recuperado aún de la crisis financiera en la que cayeron debido a los cierres temporales que les motivó la pandemia de COVID-19, los cierres permanentes y temporales comienzaron a reducirse, en la media en que las autoridades sanitarias autorizaron una eliminación gradual de prohibiciones y el uso discrecional de mascarillas en los clientes.