SAN DIEGO.- Más de 300 especies de aves, tiburones, delfines, ballenas grises y langostas de California han sido protegidos de la contaminación con el Primer Sistema de Retención de Desechos Sólidos instalado en México, también conocido como Trash Boom.

El objetivo principal de este proyecto es evitar que la basura generada en Tijuana ingrese a los Estados Unidos y desemboque en el Océano Pacifico.

La organización binacional Wild Coast continúa los esfuerzos para la conservación del medio ambiente y cuidar los ecosistemas costeros a través de soluciones naturales.

Por ello, se asoció con la ciudad mexicana para evitar que más de 72, 000 libras de basura ingresen al río Tijuana con este sistema instalado desde el 2021 en el Cañón Los Laureles de Tijuana.

Más del 90% de los desechos capturados por el sistema de retención son plásticos y llantas. Foto tomada por Wild Coast.

“Hay plástico que iba con el agua rumbo al océano entonces nosotros construimos en uno de los tramos del Río Tijuana un Trash Boom, una red que atrapa los sólidos urbanos que vienen flotando en el agua y los de abajo del agua, es una red que flota y pasa solamente el agua”, informó Fay Crevoshay, directora de Comunicaciones y Política de Wildcoast.

Aproximadamente el 93 por ciento de los desechos capturados por el sistema de retención son plásticos y llantas. 

Wild Coast ha reutilizado parte de la basura recolectada para construir un parque comunitario en la ciudad fronteriza mexicana.

“Junto con esa misión de construir ese Trash Boom que tiene 48 metros de alto también hemos dado empleo, creado redes de recuperadores que nos dan el plástico y les pagamos para tener más ingresos a esas familias tan pobres y pedirles a la gente que use menos plástico y pedirles que reúsen el que ya tienen, que lo usen 5 o 10 veces sus botellitas de plástico y luego traten de reciclarlo”, recalcó Crevoshay.

Debido al éxito del proyecto, la organización sin fines de lucro planea instalar otros dos Trash Booms para el 2024 y así se evitará que un 35 por ciento más de plástico desemboque en el Océano Pacífico.

“Los esfuerzos innovadores de Wild Coast para detener el tsunami de basura a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México reflejan cómo las pequeñas acciones pueden tener un gran impacto en la protección de nuestra costa y la vida silvestre en peligro de extinción”, destacó Serge Dedina, alcalde de Imperial Beach. El proyecto binacional ha sido reconocido por el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, quien realizó un recorrido en la zona el pasado mes de febrero junto con funcionarios del gobierno de Tijuana.