SAN DIEGO.- Los incrementos de precios en el índice de precios al consumidor han superado el 5% todos los meses desde mayo de 2021, alcanzando un máximo del 8.5% durante el mes de marzo.

Lo anterior se desprende de un nuevo estudio que se apoya en datos de la Oficina de Análisis Económicos y publicado por la organización no lucrative LLC.ORG.

 https://www.llc.org/cities-struggle-income-inflation/vo estudio publicado por la organización LLC.ORG ( que se apoya en datos de la Oficina de Análisis Económico que toma como base estadísticas sobre el Ingreso Real Personal.

Se advierte en el estudio que si bien, la Reserva Fedetal de Estados Unidos acordó un aumento en las tasas de interés buscando ‘enfriar’ la economía ‘sobrecalentada’ por los aumentos en el precio de la gasolina, “los desafíos de la cadena de suministro y la fuerte demanda de los consumidores durante la pandemia, han llevado la inflación (aumento anual generalizado en el precio de los bienes y servicios) a sus niveles más altos en cuatro décadas”.

En este escenario inflacionario que se refleja todos los días que vamos al supermercado con cambio continuos de precios, el director de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, anunció el miércoles 4 de mayo un incremento en las tasas de interés, una decisión que se había contenido durante los últimos cuatro años.

El anuncio del aumento en medio punto porcentual en la tasa de referencia forma parte del intento de contener la mayor inflación en cuatro dédcadas.

Y recuerda que, de hecho, la economía de Estados Unidos “está ahora en un año completo en una racha histórica de inflación”, como lo advirtió el Departamento del Trabajo.

No obstante, también concluye la investigación que “si bien inumerables titulares (en las noticias) han invocado preocupaciones generalizadas sobre la inflación, no todos los hogares experimentan el aumento de precios de la misma manera”.

Se pone como ejemplo en este sentido, de acuerdo con el estudio, que los propietarios de viviendas que las compraron antes de que ocurriera la pandemia (a finales de 2019), “se salvaron del aumento de los precios de la vivienda, mientras que los trabajadores remotos (o virtuales) han sido menos susceptibles al aumento de los costos de los vehículos y la gasolina”.

Se advierte que aún “antes de la actual racha de inflación, muchos trabajadores ya se encontraban en una posición difícil debido al crecimiento relativamente lento de los salarios en relación con los precios durante la última década”.

El estudio afirma que “con los precios aumentando rápidamente, los datos de marzo de 2022 sobre los cambios interanuales en el Indice de Precios al Consumidor están superando los cambios interanuales en los ingresos por hora en 3 puntos porcentuales.

“Los cambios en el costo de vida también ha afectado a los trabajadores de manera diferente según la geografía”, se aclara, por lque “más de los dos tercios de los 50 (estados de la Unión), “vieron disminuir el costo de vida en relación con el promedio nacional en la década anterior a la pandemia”.

El economista internacional, Alejandro Díaz Bautista, recordó que la tasa de inflación de Estados Unidos superó las previsiones al acelerarse al 8.5% en marzo, la mayor desde diciembre diciembre de 1981 y más desde febrero de este año (7.9%).

Incluso superó a las previsiones más pesimistas de los expertos, que eran del 8.4%, de acuerdo con datos confirmados por el Departamento del Trabajo estadounidense.

Fuente del estudio: https://www.llc.org/cities-struggle-income-inflation/