El zar antidrogas de Estados Unidos, Todd Robinson, visitó la frontera de Otay Mesa donde junto a un túnel transfronterizo habló sobre el gran reto de detener el tráfico de fentanilo.

Los narcotraficantes antes pasaban grandes cargamentos de drogas, pero ahora causan el mismo daño al pasar fentanilo en pequeños paquetes, dijo Robinson, subsecretario para asuntos internacionales de narcóticos y aplicación de la ley.

El funcionario del Departamento de Estado advirtió que porque el fentanilo se puede transportar en pequeñas cantidades, aumenta el número de intentos.

“El problema es que antes los criminales tenían que llevar las drogas en cantidades grandes, con fentanilo no es necesario hacerlo, son paquetes más pequeños, hay más opciones para ellos”, declaró Robinson.

Dijo que los narcotraficantes utilizan inteligencia para cruzar el fentanilo en la frontera, y “entonces nosotros tenemos que ser más inteligentes y creativos”.

Los narcotraficantes urtilizan “paquetes mucho más pequeños, están usando más carros, más gente, es un reto bastante grande, pero paracada reto hay una respuesta y la estamos buscando”, dijo.

El hecho de que el fentanilo cruce con relativa mayor facilidad la frontera es parte de la crisis de opioides.

Esta semana el Centro federal para el Control de las Enfermedades (CDC) informó que a lo largo del 2021 más de 117,000 personas murieron por sobredosis de opioides, y dos de cada tres de esas muertes se debe al consumo de fentanilo.

Esto es un 15 por ciento más que el año anterior.

Muere una persona cada 5 minutos por sobredosis en Estados Unidos, según las cifras del CDC.

Robinson, junto con el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, habló junto a un túnel transfronterizo, a unos metros del muro en la zona de Otay Mesa. El embajador dijo que prefirieron dar ahí la conferencia de prensa “para mostrar la realidad que estamos viviendo”.

El embajador dijo que se han encontrado más de 200 túneles a lo largo de la frontera.

Pero el zar antidrogas aclaró que “también ha aumentado la demanda (por las drogas) en Estados Unidos, y tenemos que ver por qué ocurre eso”.

Cuando el fentanilo llega a Estados Unidos, los narcotraficantes lo agregan a otras drogas como la cocaína y a tabletas de medicamentos opioides, con la idea de generar mayor adicción y por lo tanto tener más ganancias.

De acuerdo con autoridades federales, muchas veces quienes consumen y tienen sobredosis de fentanilo no se enteran de lo que están consumiendo hasta que ya es tarde y sufren de sobredosis. Tan solo dos miligramos de fentanilo lleva a la sobredosis. Esto significa que en una onza de ese opioide hay 28,300 sobredosis potencialmente mortales.