NATIONAL CITY.- Los miembros de United Low Rider Coalition (ULRC, por sus siglas en inglés) tendrán que cumplir con las reglas acordadas en el Permiso de Uso Temporal acordada con el gobierno de esta ciudad en su Crucero.

Lo anterior se señaló en una conferencia de prensa realizada la tarde de este miércoles frente al City Hall, en la que participaron la alcaldesa Alejandra Sotelo-Solís, el jefe de Policía, José Tellez y la regidora Mona Rios, con la ausencia de los regidores Ron Morrison, José Rodríguez y Marcus Bush.

A pregunta específica, de si la diferencia que existe entre la coalición y su gobierno se debía al tema de seguridad o el dinero que se le tiene que pagar a la policía local, la alcaldesa Sotelo-Solís afirmó categórica:

https://ellatinoonline.com/wp-content/uploads/2022/05/Alejandra-Solis.mp4

“No es diferencia; es que cuando aceptamos (por) el sí y  dimos el permiso, es que que iba a ser (el evento) algo más chiquito, pero como tuvimos tanta gente que quiso salir a ver algo que no había sucedido por más de 30 años, la gente llegó”.

Señaló que por eso se están tomando previsiones para que el evento siga adelante conforme a lo acordado.

Y sobre esta postura se entregó a los medios de información un documento que ofrece una respuesta a la Coalición y la comunidad de National City en los siguientes términos:

“Está comprometido a trabajar con ULCR”

“El Departamento de Policía de National City está comprometido a trabajar con United Low Rider Coalitiation (ULCR) para tener un evento seguro y disfrutable para todos los participantes”, se indica.

“El intento de este documento”, continúa el texto, “es proporcionar una evaluación general, orientación y recomendaciones a ULRC para mititar los problemas futuros  que encontró u observe el Departamento de Policía durante el primer evento que tuvo lugar el 6 de mayo de 2022 en Highland Avenue”.

Precisa en el mismo sentido el comunicado que “como parte de esta recomendación, el Departamento de Policía demandará el Departamento de Obras Públicase Ingeniería de la Ciudad para conducir una evaluación sobre la necesidad de enmendar el Permiso de Uso Temporal (Temporary Use Permit, TUP) y requiere (a la) ULRC para tener señalización de tráfico a lo largo de la ruta  y otras áreas afectadas de eventos”.

Y se agrega que además “debido al número sin precedentes de vehículos y expectadores, y los temas de seguridad pública  listado abajo, el Departamento de Policía está enmendando los requerimientos (del TUP) para el servicio de policía”.

6 Oficiales de Policía y 1 Sargento

Destaca asimismo el documento que “un Sargento de Policía y 6 Oficiales de Policía estarán dedicados al próximo evento (el 3 de junio), sobre una base de horas extras”.

Se anticipa que “el despliegue de 1 Sargento y  6 oficiales continuará para futuros eventos y puede ser incrementado para añadir más oficiales  y personal de Obras Públicas  tanto como sea necesario para atender las iquietudes respecto al tema de seguridad pública”. Y se advierte que se tiene listado el costo  por el servicio del personal policiaco.

Tal costo, de acuerdo con el documentode evaluación y recomendaciones a la Coalición de Lowriders Unidos, se desglosa en la forma siguiente:

Pago por hora a los (6)

 Oficiales:   $152.33

Pago por hora

a el Sargento: $ 202.21

$ 6, 397.86 (a los 6 Oficiales)

$ 1,415.47 (al Sargento)

$ 7,813.33

Argumenta incumplimiento

del horario programado

Entre las observaciones significativas del documento de recomendaciones se señala que aunque el horario inicial estaba

programado para que la caravana de vehículos saliera de las instalaciones de la preparatoria Sweetwater High School a las 6 p.m. y finalizaría a las 9 p.m., durante el primer día  no se cumplió con el acuerdo de uso del permiso temporal (TUP).

“El Cruise (Cruce) comenzó antes de lo que (se acordó) en el TUP, ya que no solo los automóviles comenzaron a circular por la Highland Avenue”, se manifiesta en el documento, “sino que los espectadores comenzaron a instalarse en los estacionamientos a los largo de la calle mucho antes de la hora del inicio real del evento”.

Y destaca las siguientes recomendaciones:

  • Publica en las redes sociales para (que) todos los participantes, espectadores y otros, cumplan con el cronograma del evento.
  • Crear volantes para repartir a todos los participantes, espectadores y otras personas involucradas o que asistan al evento para garantizar que todos conozcan y cumplan la hora de inicio y finalización del evento.
  • Tenga una aplicación de mensajería o un hilo de mensajes para todos los participantes y envie notificaciones de línea de tiempo que indiquen la hora de inicio y finalización del evento.
  • Registre participantes y tener ULRC para proporcionar comunicación continua con los participantes a través de los eventos para garantizar que se cumplan los requisitos de TUP.

Una reportera preguntó al jefe de Policía, José Tellez, si era legal el que los vehículos fueran modificados ( equipados y utilizaran el sistema hidráulico), a lo que respondió sin dudar que “no, son ilegales.

Antecedentes:

El 5 de abril, los cinco regidores que integran el Cabildo del gobierno de la Ciudad de National City,

incluyendo a la alcaldesa Alejandra Sotelo-Solís, aprobaron una

nueva Ordenanza con los cual se canceló la prohibición de la

llamada “No Cruice Ordinance”.

La votación fue en respuesta a la solicitud del grupo denominado United Lowrider Coalition que argumentó que en el pasado amantes de los llamados Lowriders (vehículos llamados popularmente bajitos o ‘ranitas’) solían desfilar por Highland Avenue, ante los aplausos del público y los claxons de aprobación de conductores.

A tres décadas de

la prohibición

El movimiento en favor ‘Crucero’ Lowrider (Lowrider Cruise,un

desfile o procesión de autos), una prohibición a los vehículos

modificados que estaba vigente desde principios de la década

los 90, tuvo una respuesta a 30 años de que había sido

prohibida por el Cabildo.

Por el año de 1992 eran frecuentes las procesiones o desfiles de ‘Lowriders’ o autos modificados, no obstante a causa del congestionamiento del tráfico y el incremento -entonces- del crimen en esa comunidad, se prohibieron por parte de los entonces miembros del Concejo Municipal pero volverá a reactivarse el próximo 6 de mayo.

Vale recordar, finalmente, que el movimiento social llamado “Lowrider” es una manifestación de la cultura mexico-americana y data de finales de la década de los 40, habiendo cobrado especial auge a partir de las décadas de principios los 50 y 60, cobrando su mayor fuerza en familias de comunidades de bajos ingresos en el Este de la ciudad de Los Angeles y Texas, entre otras.

Asimismo, es de tomarse en cuenta la recomendación del ex alcalde durante dos términos consecutives y actual regidor Ron Morrison quien, entrevista con El Latino San Diego, sugirió que el Crucero se lleve a cabo de manera comedida y respetando las leyes, las regulaciones y las instituciones.

La votación fue en respuesta a la solicitud del grupo denominado United Lowrider Coalition que argumentó que en el pasado amantes de los llamados Lowriders (vehículos llamados popularmente bajitos o ‘ranitas’) solían desfilar por Highland Avenue, ante los aplausos del público y los ‘claxons’ de aprobación de conductores.

Uno de los vistosos vehículos antiguos que se observó durante el evento del 6 de mayo. Foto: Horacio Rentería/El Latino San Diego.