SACRAMENTO, CA.- Mientras en una escuela de la comunidad Latina de Uvalde, Texas, ocurría un tiroteo que costó la vida a 21 personas, entre ellos 19 estudiantes y 2 adultos, la mañana del martes 24 de mayo, en un plantel educativo de Sacramento, se encontró una pistola y balas en un escritorio de un alumno de segundo grado.

En una carta dirigida a la opinión pública, el Distrito Escolar Unificado de la  Ciudad de Sacramento (the Sacramento City Unified School District), señala al dar a conocer la noticia:

“Le escribemos para informarle sobre un incidente grave que ocurrió hoy en la escuela primaria Edward Kemble. Los estudiantes alertaron al personal que un compañero de clase trajo una arma a la escuela”, indica el mensaje público del distrito escolar.

Y agrega: “El personal inmediatamente comenzó a investigar y encontró una arma (y balas puestas en el cargador), “en el escritorio de un estudiante de segundo grado”.

“La policía abrió una investigación”

“Luego”, continúa el escrito, “el personal llamó a la policía, que aseguró el arma y abrió una investigación. (Y) “El Distrito cooperará con la policía a medida que avance la investigación”.

‘Estamos agradecidos”, se indica en el comunicado dirigido a los padres de familia del distrito y la comunidad en general, “de que este incidente no haya resultado en una tragedia como las que han experimentado los distritos, incluido el tiroteo masivo trágico y sin sentido de hoy en Robb Elementary en Uvalde, Texas”.

Y precisa que “esto se debe, en gran parte, a la valentía y la conciencia de los estudiantes que se adelantaron y alertaron al personal de Kemble”.

“Trabajemos juntos”, recomienda

“Trabajemos juntos y usemos este incidente como una recordatorio de la importancia de “Ver algo, decir algo”, se recomienda en el escrito del distrito escolar unificado de la ciudad de Sacramento.

“Mientras abraza a su hijo con más fuerza esta noche”, se sugiere, “lo alentamos a que le recuerde que cuando vea una amenaza o una situación potencialmente peligrosa, debe informarle a un miembro de confianza de la comunidad escolar”.

Y se agrega que “le prometemos que haremos todo lo que podamos para aprender de las experiencias de hoy para que podamos mantener seguros a su hijo y a nuestras escuelas”.

Recuerda el distrito, asimismo, que “como saben, los efectos emocionales de un evento traumático de esta magnitud pueden impactor directamente a nuestras estudiantes. La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares señala formas efectivas de ayudar a los estudiantes a sobrellevar tales eventos. Si es necesario, encuentre recursos aquí”.